No ha sorprendido a nadie, pero las actas de la última reunión del Comité del Mercado Abierto de la FED no revelan ninguna pista sobre el tapering. Eso sí, el comité habló ,y largo, sobre el tema, sobre todo de la necesidad de ser más transparentes. Por el momento hasta septiembre todos los miembros del FOMC apoyan a Bernanke y el calendario para comenzar a retirar los estímulos. Un calendario que sólo él parece conocer. Los mercados, mientras tanto, siguen buscando los matices en las 10 páginas de las actas. 


De hecho, estas actas dejan un sabor agridulce a los inversores. Los debates entre los miembros de la FED dejan claro que el tapering ocurrirá, aunque no deja ni una sola pista sobre la fecha. Todo depende de que la economía americana crezca de una forma robusta en los próximos meses.

Tal y como se esperaba, las actas de la última reunión del FOMC no han arrojado ninguna pista. Tal y como ya se sabía, la Autoridad Monetaria comenzará a retirar estímulos en la última parte de este año si la economía mejora. El documento muestra que algunos miembros más que otros tienen prisa en que este proceso comience mejor antes que más tarde. (Ver documento

La Reserva Federal considera que el crecimiento de la economía es aún modesto pero cree que repuntará a finales de este año. Lo que podría entenderse como una señal que indicaría posibilidades de iniciar el tapering.

En este sentido las actas dicen que “si las condiciones de la economía mejoran tal y como se espera, el Comité moderará el ritmo de compra de activos a finales de este año. Y si la economía se comporta tal y como anticipamos el comité retirará estos estímulos de forma escalonada en un programa que podría concluir a mitad de 2014."

En cuanto a los niveles de desempleo e inflación que podrían desencadenar el tapering, las actas muestran que algunos participantes anuncian la necesidad de no poner mucho énfasis en las cifras (7% empleo y 2% inflación). Estos miembros consideran estos umbrales como meramente ilustrativos.

Hay que recordar que la institución que preside Ben Bernanke dedica 85.000 millones de dólares cada mes a la compra de treasuries y MBS, lo que ha elevado los niveles de liquidez que corren por las venas de los mercados de todo el mundo. 

En cuanto a la inflación, consideran que a corto plazo los precios están por debajo del objetivo marcado, aunque la tendencia a largo plazo se encuentra en niveles cercanos a los que ellos consideran un objetivo apropiado, el 2%.

En este sentido, las actas de la FED muestran que los miembros del comité hablaron en su última reunión sobre la política de tipos y que todos coincidieron que aun no había llegado el momento para subirlos.