La multinacional de 'snacks' y refrescos PepsiCo cerró su primer trimestre fiscal, finalizado en marzo, con un beneficio neto atribuido de 4.261 millones de dólares (3.967 millones de euros), lo que equivale a un incremento del 148% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, según las cuentas publicadas por la compañía.

Los ingresos netos en el trimestre ascendieron a 16.200 millones de dólares (15.083 millones de euros), un 9,3% más en valores absolutos y un 13,7% más en datos orgánicos, que excluyen el impacto del tipo de cambio y de las variaciones del perímetro contable de la empresa.

En este sentido, PepsiCo elevó un 3% los volúmenes de ventas y un 10% los precios, con alzas del 16% en Latinoamérica y del 11% en Europa, mientras que Frito-Lay y Quaker Foods subieron un 12% los precios en Norteamérica y un 8% PepsiCo Beverages North America.

En el primer trimestre, PepsiCo facturó 1.474 millones de dólares en Latinoamérica (1.372 millones de euros), un 18,7% más, al tiempo que en Europa mantuvo estables su ingresos en 1.797 millones de dólares (1.673 millones de euros). En Asia-Pacífico, Australia y Nueva Zelanda, la cifra de negocio de PepsiCo avanzó un 8%, hasta 1.020 millones de dólares (950 millones de euros) y en África, Oriente Próximo y Sudeste Asiático, donde creció un 13,7%, hasta 1.004 millones (935 millones de euros).

"Dada la fortaleza y resiliencia de nuestros negocios hasta la fecha, a pesar de una inflación de costes más alta de lo esperado para el balance de 2022, ahora esperamos que nuestros ingresos orgánicos anuales aumenten un 8% (anteriormente un 6%)", indicó el presidente y consejero delegado de PepsiCo, el español Ramón Laguarta.