El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha defendido que no se puede apostar toda la movilidad "a una carta", la de la movilidad eléctrica, porque se volverá a la "dependencia geopolítica", y ha añadido que, si se dan "saltos en el vacío", se va "a cerrar la industria de automoción" y se va a perder la fortaleza industrial".

Imaz ha realizado estas manifestaciones en el Puerto de Bilbao, donde Petronor ha procedido a colocar la primera piedra del 'Hub' de descarbonización.

En su intervención, Imaz ha manifestado su satisfacción por el arranque de este proyecto que, en su primera fase, supondrá una inversión de 103 millones y que es una "apuesta por la industria".

"Somos hijos de la industria (...) La industria es la que nos ha hecho llegar hasta aquí, es la que genera empleos de calidad, innovación a su alrededor, tecnología, es lo que permite que los jóvenes tengan futuro y posibilidades de desarrollo personal, que puedan tener un empleo estable, porque la industria genera empleos estables, bien pagados", ha agregado.

Por ello, ha asegurado que hay que apostar por la industria y defender el empleo industrial "con uñas y dientes". En este sentido, ha subrayado que la iniciativa que arranca este viernes es "un proyecto de industria y un proyecto de descarbonización". "Estamos absolutamente comprometidos con la reducción de emisiones de CO2 en el mundo, hay que bajar las emisiones", ha apuntado.

El consejero delegado de Repsol ha defendido que hay que "descarbonizar la economía y reducir las emisiones de CO2" con "ambición". En este sentido, ha señalado que se asocia descarbonización con "electrificación" y eso "no es verdad".

Según ha destacado, la electrificación es "necesaria e importante", pero la mayor parte de la sociedad no se puede electrificar tecnológicamente, como es el caso de los aviones, los barcos, el sector del cemento o el de la química.

Por lo tanto, ha dicho que, si se quiere, de verdad, descarbonizar la economía y reducir las emisiones de CO2, hay que apostar también por "descarbonizar los líquidos".

"Necesitamos líquidos que vayamos a meter en nuestros motores, que vayamos a utilizar en la industria y que no emitan CO2, si no, no descarbonizaremos el planeta y eso es lo que queremos hacer en las refinerías, el hub de descarbonización", ha añadido.

Imaz ha afirmado que las refinerías seguirán siendo plantas industriales que generen empleo de calidad, pero en las que no entre solamente petróleo, sino también aceites vegetales, aceites reciclados, grasas animales o hidrógeno, entre otros.

En este sentido, ha asegurado que este proyecto es una iniciativa "pionera en el mundo" y una apuesta tecnológica, por lo que ha agradecido el apoyo de los otros socios que participan en el proyecto.

LLAMA A EVITAR DEPENDENCIAS ENERGÉTICAS

En su discurso, ha aludido a la preocupación que existe por la dependencia energética como consecuencia de la guerra de Ucrania y ha asegurado que hay que evitar dependencias energéticas. Ha advertido de que, si se apuesta toda la "movilidad a una sola carta" -"y por supuesto también hay que apostar por la movilidad eléctrica"- se va a ser dependiente de "las tierras raras y de los minerales chinos".

"Estamos cambiando un problema por otro y volviendo a la dependencia geopolítica, por tanto, tenemos que tratar de hacer nuestra propia energía con recursos que tengamos aquí en Europa y esta es una apuesta clara", ha manifestado.

Por otra parte, dentro de la apuesta la industria, se ha referido a "una muy importante" que es la de automoción y, en este sentido, ha afirmado que "no se pueden dar saltos en el vacío", porque esta industria necesita combustibles que descarbonicen los coches "pero que permitan que la gente siga comprando coches, que se sigan fabricando coches y que tengamos una industria de componentes de automoción".

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"Si damos saltos en el vacío se va a cerrar la industria de automoción y vamos a perder nuestra fortaleza industrial", ha asegurado Imaz.

Asimismo, ha afirmado que hay que reducir emisiones de CO2 "de verdad", porque no vale lo que se está haciendo en Europa, que se reducen emisiones de CO2 "pero se mandan a China".

Según ha precisado, en este momento, el sector del acero y del cemento chino emiten más CO2 que toda Europa. A su juicio, mandar las emisiones de CO2 "a otras lugares del mundo no arregla el tema del planeta, simplemente mete las emisones debajo de la alfombra". Por ello, ha defendido descabonizar sin pasar las emisiones a la minería o a la fabricación de baterías en China.

Josu Jon Imaz también ha aludido a una componente social, y ha asegurado que no se puede hacer solamente una movilidad "para los que tienen más dinero en la sociedad". "No podemos convertir la movilidad sostenible en una transferencia de renta de los pobres a los ricos", ha manifestado.

El responsable de Repsol ha señalado que el principal problema que existe en España "no es el diésel o la gasolina, son los coches viejos", porque hay un parque automovilístico con una media de 13,6 años de vida.

Imaz ha aludido a las dificultades económicas de muchas personas para comprarse un coche, a las incertidumbres existentes o a que las políticas públicas en Europa solo ayuden "a determinado tipo de segmento de coches que solo los pueden comprar los que más recursos tienen".

Por ello, ha defendido buscar la fórmula para "descarbonizar también con justicia social" y la transición energética "no la paguen aquellos que menos recursos tienen".

GREGORIO VILLALABEITIA

También ha participado el acto el presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, quien ha afirmado que comparte con Josu Jon Imaz "trayectoria, valores de empresa e intereses comunes", y ha asegurado que es un "día especial" y se trata de un acto "muy significativo" desde un punto de vista "industrial, estructural".

Villalabeitia ha reflexionado sobre las características que debe tener la transición energética y ha afirmado compartir el mensaje de Repsol respecto a aplicar "la sensatez" en la transición energética, sobre todo, en Europa, "en evitación de asimetrías geopolíticas globales que dificultan, sin duda, la resolución estructural del problema".

Ha añadido que los criterios de sostenibilidad están transformando la economía, incluido el sector financiero, que ya está incorporando "metodologías de clasificación de inversiones en función de dichos criterios".

"La sostenibilidad es ya para todos una responsabilidad que nos aplica en los ámbitos económico, social, medioambiental y de gobernanza", ha agregado.

Según ha destacado, un ejemplo del compromiso del tejido productivo por la sostenibilidad será la puesta en marcha de esta planta, que es un proyecto estratégico para la compañía y para el territorio en su conjunto". A su juicio, "sienta las bases para situar a Euskadi en el mapa de la generación de hidrógeno verde".

"Hoy es un día especial desde la perspectiva simbólica pero también desde la perspectiva real, económica y de necesidades de futuro para el territorio porque el hidrógeno verde va a ser uno de los combustibles sostenibles de referencia en el inmediato futuro", ha agregado el presidente de Kutxabank, que ha mostrado su apoyo a Petronor en sus opciones estratégicas de transición hacia la energía del futuro y ha destacado que es "esencial" la participación del banco en la compañía.

El presidente del banco vasco ha manifestado que, con Petronor, comparten "trayectoria, valores de empresas, e intereses comunes aunque operen industrias diferentes".

Ha señalado que tanto la refinería como Kutxabank" son "tractores de la economía local, en términos de contribución al PIB, en aportacion de impuestos, en creación de empleos directos, y en mantenimiento de empleos inducidos e industrias auxiliares".