Ganaderos de vacuno de leche se han concentrado este viernes en Toledo ante la sede de la Delegación del Gobierno para reclamar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria que garantice la viabilidad de las explotaciones. Reclaman que el litro de leche se pague a 0,41 céntimos de euros para compensar gastos de producción y "evitar la ruina".

Así lo ha indicado Gregorio Gómez, uno de los ganaderos que, procedente de la localidad toledana de Velada, ha denunciado en declaraciones a los medios que los precios que reciben de la industria son "una ridiculez" y están perdiendo "entre 8.000 y 10.000 euros todos los meses".

Tras denunciar que les han estado pagando 32 y 34 céntimos de euro por litro de leche, por el que ahora abonan 37, ha reclamado que se les pague 0,41 euros "para evitar la ruina". "Tengo un hijo que se quiere incorporar y me lo estoy pensando. Así no podemos vivir. Los piensos, el gasoil o la luz han subido una barbaridad y así no podemos continuar", ha denunciado.

EL RELEVO GENERACIONAL, EN PELIGRO

En esta línea, la responsable provincia de Asaja en Toledo, Blanca Corroto, ha denunciado que el pasado día 4, cuando se presentó el Observatorio de Precios, quedó de manifiesto que todo lo relacionado con la leche de vacuno, cabra y oveja que se pague por debajo de 39 céntimos de media está haciendo perder dinero al ganadero.

"A día de hoy las cuatro empresas lácteas que operan en nuestra región están pagando por debajo de esos 0,39 euros el litro de leche. Por eso nos concentramos frente a la Delegación del Gobierno para pedir que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria y que no sea humo, como estamos acostumbrados. Ellos sí tienen mucho que decir porque el Observatorio de Precios dice que por debajo de 0,39 no se puede vender".

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"No es justo que un litro de leche cueste lo mismo que un litro de agua", ha denunciado Corroto, que ha insistido en que si al ganadero de vacuno de leche se le paga por debajo de los 41 céntimos sigue perdiendo dinero. "Los costes de producción se han incrementado mucho y están abocando a que las granjas sigan desapareciendo", ha añadido.

Dicho esto, la responsable provincial de Asaja ha indicado que pese a que en 2018 y en 2021 la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha convocado ayudas a la incorporación de jóvenes, "al sector lácteo no se ha incorporado ninguno". "No hay relevo generacional. Esto significa que la ganadería de vacuno de leche no es rentable, no se puede vivir de ella", ha lamentado.

LECHE DE ALTA CALIDAD

Por su parte el secretario regional de Asaja, José María Fresneda, ha asegurado que la "gente tiene que entender que detrás de unas natillas, un yogur, un cartón de leche o cualquier producto lácteo de los lineales de una gran superficie hay un ganadero y una vaca".

"En la región habrá unos 200 ganaderos de leche, no hay más pero lo que trasmiten es que van a tener que dejar de producir porque no pueden aguantar más. Este es un acto de protesta para que lo conozca la gente. Somos Asaja, la de toda la vida y no los salvapatrias que salvan a los ganaderos del caos".

"Vamos a repartir esa leche a la gente para que vean que producimos una leche de altísima calidad", ha dicho Fresneda, en referencia a las más de 100 botellas que han repartido, algunas de ellas de leche envasada en España y distribuida por Iberleche, empresa con sede en Pontedeume (A Coruña) para Lidl.