La digitalización en las finanzas ha venido para quedarse. Tanto es así que la estrategia de las entidades financieras por entrar en este negocio es, cada vez más, una parte nuclear en el desarrollo de su día a día.

En CaixaBank,  que ahora mismo tiene 5,4 millones de clientes en banca online y 3,8 millones de banca móvil, han publicado en su blog una entrada describiendo cuál es el perfil de este usuario.

En este artículo, citan un informe realizado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), y la consultora KPMG, titulado el Observatorio de Digitalización Financiera.

En este observatorio se explica el elevado grado de digitalización de los consumidores de servicios bancarios: casi la totalidad de clientes bancarios (92%) es usuario habitual de Internet, el 85% tiene smartphone y el 44% tiene al menos un ordenador en el hogar. De estos, solo el 20,1% declara no contar con servicios on-line en sus cuentas bancarias, mientras que el 13,7% tiene alguna cuenta exclusivamente on-line.

Pero, ¿cuáles son las actividades que se realizan por los usuarios españoles de banca en este entorno digital? La mayor parte de ellas, alrededor de un 68% son simplemente la consulta de saldos y movimientos.

Explican que el cliente de la banca digital en España también se preocupa por la revisión de sus cuentas, ya que más de la mitad (56%) consulta el saldo semanalmente.

Ahora bien, la “desvirtualización” también se da en el 37% de los casos, el porcentaje de clientes que acude a la oficina como mínimo una vez al mes para realizar alguna consulta. Otros, sin embargo, optan por resolver sus dudas a través de una llamada o mensaje de móvil (48%).

En lo que al perfil medio de este consumidor se refiere, el informe apunta al de “una mujer trabajadora de menos de 39 años, con hijos, residente en poblaciones de más de 200.000 habitantes y con unos ingresos de entre 3.000 y 5.000 euros en el hogar”.

 

Clientes digitales