El Gobierno estima que el PIB turístico alcanzará este año el 80% de los niveles de 2019, lo que supone 23 puntos porcentuales más que en 2021, siguiendo la senda de recuperación tras la moderación de las olas de coronavirus.

Así lo plasma en el Programa Nacional de Reformas 2022 que se acaba de remitir a la Unión Europea, donde señala que el turismo será el segundo factor que marcará el crecimiento económico en 2022 por detrás del impacto de la guerra en Ucrania.

Destaca que el impacto de las diferentes olas del virus está siendo mucho más limitado que en el pasado debido a los elevados niveles de vacunación existentes en España y los principales mercados emisores.

Aunque la guerra de Rusia en Ucrania y las tensiones en los mercados energéticos suponen una nueva fuente de incertidumbre para el sector con mayor impacto en los márgenes que en la demanda, la "positiva inercia" que venía registrando la actividad turística a lo largo del segundo semestre de 2021 apunta "a la fuerte recuperación del turismo" en 2022.

Esta evolución permitirá mitigar parcialmente los efectos negativos que el alza de precios energéticos tendrá sobre los saldos y contribuciones del sector exterior a la actividad económica durante el 2022.

En concreto, el Ejecutivo considera que el sector exterior se verá afectado por la incertidumbre a nivel global, pero que mejorará gradualmente. El papel del turismo extranjero permitirá contrarrestar parcialmente, por un lado, la peor evolución de las exportaciones de bienes derivada del incierto contexto económico europeo y, por otro lado, el aumento de la factura energética.