El fondo paneuropeo Accelerando de Threadneedle se lanzó hace tres años y desde entonces ha obtenido un rendimiento neto total del 91.85%, frente al 79,64% del MSCI Europe Index . Este envidiable resultado histórico ha permitido al fondo crecer en más de 380 millones de euros en sólo tres años .
El fondo se nutre de las mejores ideas del gestor Phil Cliff (con calificación AA por Citywire) y sus compañeros del equipo de renta variable europea de Threadneedle y las implementa en una cartera compuesta por aproximadamente 30 valores. Este enfoque se basa en una exitosa selección de valores y el fondo se ha beneficiado de la apuesta firme por sus opiniones en determinadas áreas. “Cuando te centras en un reducido número de valores es importante tener un alto grado de confianza en cada posición” dice Phil Cliff. “Para alcanzar esta confianza llevamos a cabo una serie de reuniones con compañías cada año y analizamos en profundidad el negocio y las perspectivas de cada una ellas.” Además de la selección de valores, la gestión del riesgo es también un punto importante en la agenda de Phil Cliff: “me ocupo de alrededor de 30 valores, cada uno de ellos de un sector diferente, pero todos cuentan con muy buenas perspectivas. Es importante para mí gestionar el fondo con una diversa gama de temas que no estén correlacionados y con firme convicción en el crecimiento”. Algunos de los temas que tenemos en nuestra cartera actualmente son: • Inflación en el precio de los alimentos (por ejemplo, el fabricante de condimentos francés Givaudan). • Privatización hospitalaria en Alemania (por ejemplo, la compañía del sector sanitario Fresenius). • La disciplina en el capital del sector del acero (por ejemplo, Arcelor Mittal, de los Países Bajos). La cartera también se ha visto beneficiada por la capacidad de Phil Cliff de tomar posiciones contrarias: “Adquirimos valores del fabricante de cable francés Nexans en mayo de 2006, cuando la mayor parte del mercado pensó que era un valor caro y cíclico de dudosa calidad” explica. “Nosotros no estábamos de acuerdo. Vimos que la compañía tenía un nuevo y mejorado equipo directivo, que el consenso en la valoración se basaba en supuestos marginales que eran demasiado bajos y que la compañía se beneficiaría de un incremento en la inversión del sector energético. Por ello, asumimos una posición totalmente contraria que funcionó. El valor prácticamente se ha duplicado desde que lo compramos”. Hay muchos otros ejemplos de este tipo de operaciones en compañías de diversos sectores que funcionaron en el fondo, como por ejemplo: • Roche (Suiza): farmacéutica de gran calidad con una cartera de productos en desarrollo muy buena. • Wincor Nixdorf (Alemania): fuerte posicionamiento en una industria (la de cajeros automáticos) con altas barreras de entrada y que está accediendo al mercado norteamericano. • Vallourec (Francia): empresa de tuberías que se ha visto beneficiada por el repunte de la inversión en el sector del petróleo. “El mercado europeo todavía tiene deficiencias, no está siendo suficientemente analizado y nosotros hemos demostrado que podemos añadir valor para los inversores centrándonos en valores que el mercado no ha valorado correctamente. Espero que este buen comienzo que hemos tenido continúe”.