Las declaraciones en Twitter del cofundador de Dogecoin, Jackson Palmer, han dado que hablar. Entre otros muchos, el cineasta Spike Lee ha saltado a la discusión desde una perspectiva más bien social con respecto a las criptomonedas, según David Morris en Coindesk.

En un hilo de Twitter que llamó la atención ayer, el co-creador de Dogecoin, Jackson Palmer, reiteró que no tiene interés en participar en criptografía, argumentando que la tecnología es "inherentemente de derecha". Pero en contraposición, también se pudo ver ayer al legendario cineasta Spike Lee elogiar a las criptomonedas como "la rebelión digital" contra un sistema financiero que históricamente ha oprimido a las personas de color y las mujeres. Este gesto tuvo lugar en un comercial para la empresa de cajeros automáticos de criptomonedas Coin Cloud.

Definitivamente, es un debate que nadie va a resolver en el corto plazo, pero detrás de esto hay una pregunta aún más grande e interesante: ¿Puede la tecnología tener inclusoun sesgo político?

Es complicado entenderlo, pero en el fondo está la distinción entre forma y contenido. La forma de una pintura, por ejemplo, es un cuadrado pintado que cuelga de la pared, mientras que su contenido puede ser casi cualquier cosa. Rebobinar el debate quinientos años y escuchar a Palmer y Lee discutir sobre si la tecnología de colgar un lienzo pintado en la pared era inherentemente autoritaria, lo que puede sonar un poco tonto, pero sigue siendo un tema de debate entre historiadores y críticos de arte.

Existe toda una tradición intelectual centrada en el análisis del sesgo incorporado de varias tecnologías, en particular las herramientas de comunicación (y la criptografía es de hecho una tecnología de comunicación). Los académicos rastrean el debate desde 370 a. C., cuando Platón argumentó en "El Fedro" que depender demasiado de la escritura tendría impactos sociales negativos, incluido el debilitamiento de la memoria de las personas. El debate realmente despegó a mediados del siglo XX, cuando la revolución de los medios electrónicos y de radiodifusión llevó al académico Marshall McLuhan a declarar que “el medio es el mensaje”, que la forma de la tecnología de la comunicación dio forma a su impacto social mucho más que a su contenido.

McLuhan hizo sus comentarios más sutiles en su análisis de la imprenta. Por lo general, se nos enseña a considerar ese invento como la puerta de entrada a una nueva era de alfabetización masiva, la Reforma Protestante e incluso el surgimiento de la democracia. Pero McLuhan argumentó que la forma de impresión promovió una forma de pensar lineal y lógica particular que allanó el camino hacia el capitalismo gerencial tanto o más de lo que promovió la democracia.

Esto resalta un error de categoría de Palmer y algunos otros críticos, incluido el académico David Golumbia. En su hilo, Palmer argumenta que las criptomonedas en su conjunto están "controladas por un poderoso cartel de figuras adineradas" con "conexiones comerciales turbias". También detesta la manipulación aparentemente incesante de los sistemas de cifrado por parte de los malos actores, pero es una afirmación sobre el contenido de estos sistemas, mientras que la conclusión de Palmer de que "la criptomoneda es una tecnología hipercapitalista inherentemente de derecha" se trata de su forma de ver las cosas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Como argumentó McLuhan, no existe una línea recta que conecte a los dos. Un sistema o tecnología puede manipularse en beneficio de los poderosos sin ser necesariamente "intrínsecamente hipercapitalista". Existe un buen argumento de que la criptografía empodera a quienes ya tienen el poder debido a su resistencia a la regulación y los impuestos, pero se podrían presentar argumentos similares para la mayoría de las innovaciones que extienden el poder humano. Las élites existentes suelen encontrar formas de convertir la innovación en sus propios fines, un sesgo que se puede argumentar en la civilización humana y no en una sola innovación tecnológica.

“Creo que Palmer debe ver el bosque antes que los arboles”, dice The Blockchain Socialist, un defensor de la criptografía que presenta un podcast dedicado a las aplicaciones de extrema izquierda de la tecnología blockchain. “Hay muchos elementos de derecha en la composición actual del espacio, pero si todavía se describe a sí mismo como 'socialista inclinado', entonces seguramente debería estar interesado en el potencial radical para hacer cambios políticos como a través de DAOs (organizaciones autónomas descentralizadas) para facilitar la gestión democrática de los bienes comunes digitales ".

Alex Gladstein de Human Rights Watch se ha centrado en el potencial de un elemento profundo de la forma tecnológica de las criptomonedas: la imposibilidad de censurar. Muchos gobiernos autoritarios de todo el mundo ejercen control sobre sus poblaciones mediante restricciones financieras. La misma tecnología que permite las estafas y la manipulación que Palmer odia también ofrece una forma de evitar esas restricciones, ya sea para la supervivencia básica o para la financiación descentralizada de los movimientos de resistencia.

El mensaje a favor de la criptografía de Spike Lee, aunque condensado (o diluido) en un tono emocional, también se centra en última instancia en la forma de la tecnología financiera más que en su contenido. En el anuncio de Cloud Coin de dos minutos, Lee declara que "el dinero viejo... está totalmente arruinado", enfatizando la blancura literal de las caras en la moneda estadounidense y denunciando el sistema más amplio que "oprime sistemáticamente" a las personas de color y las mujeres.

Isaiah Jackson, autor de "Bitcoin and Black America", ha explorado en profundidad puntos similares. El argumento de Jackson se centra en la forma en que la pila de tecnología centralizada del sistema bancario heredado condujo a una injusticia sistémica, gracias a su cualidad inherente de concentrar el poder en manos de los banqueros. Esos banqueros, que en su gran mayoría forman parte de la clase dominante blanca de Estados Unidos, han utilizado su poder concentrado para permitir prácticas como la línea roja, que perpetuó la segregación de facto de la vivienda hasta bien entrada la década de 1990 y, en el proceso, privó a la comunidad negra de una enorme fuente de riqueza generacional.

Jackson, en esencia, argumenta que, dada esa historia, una tecnología que no está inherentemente controlada por los poderosos es una alternativa atractiva para las personas marginadas. Fundamentalmente, este argumento es válido incluso si las afirmaciones de Palmer sobre la influencia y las manipulaciones de las personas poderosas también son ciertas. Al igual que con la imprenta, el poder transformador de las redes blockchain es demasiado profundo para ubicarlo claramente en cualquier espectro político contemporáneo, particularmente en esta etapa temprana de su evolución.

Crypto contiene multitudes, para bien y para mal. Es algo nuevo en el mundo y sus consecuencias serán profundas y, a menudo, incluso directamente conflictivas. Rechazar esa complejidad puede ser menos una postura política audaz que un paso atrás en el trabajo constante de guiar la política a través de una era de innovación incesante.

Aprenda a invertir en bitcoin y otros criptoactivos con el curso que realiza Estrategias de Inversión