Este fondo, vinculado a tres de los principales índices bursátiles (EuroStoxx 50, S&P 500 y Nikkei 225), tiene la particularidad de que convierte en positivas las posibles rentabilidades negativas de estos índices. El partícipe obtendrá el 63 por ciento de la revalorización media mensual de las rentabilidades positivas de dichos índices, además de del 27 por ciento de la rentabilidad negativa, si la hubiera, de estos. Es decir, que si el conjunto de índices perdiera un 18 por ciento, el partícipe se apuntaría, en cambio, una rentabilidad positiva del 18 por ciento. A su vencimiento, en mayo de 2011, el fondo "Siempre Ganas" garantiza el 100 por cien del valor liquidativo nominal.