A pesar de que las urnas le dieron la razón - el pueblo griego voto No a las condiciones impuestas por Europa, del ministro de economía griego, Yanis Varoufakis, anuncia su dimisión dice "para ayudar al gobierno a un acuerdo con las instituciones europeas".  

El ministro de Finanzas de Grecia ha anunciado este lunes su dimisión a través de un tweet porque cree que así pueda ayudar al Gobierno a alcanzar un acuerdo con las instituciones europeas.

Varoufakis ha utilizado su cuenta de Twitter, para lanzar, cerca de las 7.30 horas  un tweet en el que decía que no sería ministro por más tiempo, y un enlace a su blog, en el que explica brevemente su decisión. Poco después del anuncio de los resultados del referéndum fue consciente de la preferencia de algunos miembros del Eurogrupo por que él no estuviera en las reuniones. "Considero que es mi deber ayudar a Alexis Tsipras para explotar, como mejor considere, el capital que el pueblo griego nos ha otorgado mediante el referéndum de ayer", dice.



Esta "baja" se produce después de que el líder de la oposición, Antonis Samaras, decidiera presentar su dimisión después del restultado del referendum.


Post de Varoufakis anunciando su dimisión en su blog:

¡No más ministro!

El referéndum del 5 de julio pasará a la historia como un momento único en el que una pequeña nación europea se levantó contra la esclavitud de las deudas.

Como todas las luchas por los derechos democráticos, también este rechazo histórico al ultimátum del 25 de junio del Eurogrupo viene con un precio grande adjunto. Es, por tanto, esencial que el gran capital otorgado a nuestro gobierno con el espléndido voto NO sea invertido inmediatamente en un SI para la debida solución - a un acuerdo que implica la reestructuración de la deuda, menos austeridad, redistribución a favor de los más necesitados, y reformas reales.

Poco después del anuncio de los resultados del referéndum, se me hizo saber la preferencia de algunos participantes del Eurogrupo, y “compañeros” surtidos, de mí ... "ausencia" de sus reuniones; una idea que el primer ministro Tsipras consideró que sería potencialmente útil a él para llegar a un acuerdo. Por esta razón me voy al Ministerio de Hacienda en la actualidad.

Considero que es mi deber ayudar a Alexis Tsipras a explotar, a su antojo, el capital que el pueblo griego nos otorgará mediante el referéndum de ayer.

Y yo llevaré el odio de los acreedores con orgullo.

Nosotros, los de la izquierda, sabemos cómo actuar colectivamente sin atención a los privilegios de la oficina. Voy a apoyar plenamente al primer ministro Tsipras, al nuevo ministro de Finanzas, y a nuestro gobierno.

El esfuerzo sobrehumano para honrar a los valientes griegos, y el famoso OXI (NO) que se otorgan a los demócratas de todo el mundo, acaba de empezar.