Emodiscovery es un juego online gratuito diseñado para niños de entre 8 y 12 años, y tiene como objetivo evaluar su habilidad para regular las emociones de los demás en distintas situaciones. Ha sido desarrollado, con el respaldo de Banco Santander, a través  de Santander Universidades, por las científicas Belén LópezPérez, investigadora en el campo de la Psicología Social y Evolutiva, Daniela Pacella, estudiante de doctorado en Inteligencia Artificial, y Laura Howells, estudiante de Psicología.  
 
Está dirigido a cualquier niño, pero los científicos esperan que les permita comparar las respuestas de aquellos que padecen autismo altamente funcional o síndrome de Asperger y TDHA (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).  

Para López-Pérez “Emodiscovery podría ser una herramienta fundamental para evaluar la inteligencia emocional e identificar si un niño necesita ayuda para mejorarla. Al plantearles una serie de escenarios y varias líneas posibles de actuación, podemos ver cómo pueden responder diferentes niños a determinadas situaciones. Al explicárselas, también podemos educarlos para que sepan cómo adaptar su comportamiento, en su propio beneficio y en el de las personas que les rodean”.  

Emodiscovery, que en su etapa inicial cuenta con seis niveles, está disponible en inglés y español. El juego permite a sus jugadores asumir el papel de un personaje al que se le presentan diferentes situaciones emocionales y que ha de identificar la respuesta más adecuada.   

Entre estas situaciones se incluyen sentimientos de felicidad, tristeza, ansiedad y miedo, y los jugadores solo pueden avanzar de nivel si contestan correctamente una serie de preguntas de opción múltiple.  

Además de animar a que los niños comprueben sus propias respuestas y sepan si pueden necesitar más ayuda, los científicos piensan utilizar el juego para avanzar en la investigación y el conocimiento de la inteligencia emocional de los niños.     
                    
La investigación, que en principio se realizará en España, evaluará las distintas estrategias que los niños utilizan para mejorar los sentimientos de los demás, y si las modifican según el tono emocional de la situación, o la edad o el sexo del niño. En un futuro próximo los investigadores también tienen intención de realizar la investigación en Reino Unido.
 
También controlará si los niños que padecen TDHA y autismo altamente funcional o síndrome de Asperger tienden a utilizar técnicas diferentes a las de niños que no padecen ningún tipo de retraso en el desarrollo. Más información sobre el juego en www.emodiscovery.com  

La iniciativa cuenta con el respaldo de Banco Santander, que es la empresa que más invierte en apoyo a la educación en el mundo (Informe Varkey/UNESCO-Fortune 500) a través de Santander Universidades. El banco mantiene 1.200 acuerdos de colaboración con universidades e instituciones académicas de todo el mundo, respalda más de 3.900 proyectos universitarios cada año y ha entregado en 2015 más de 35.000 becas, ayudas al estudio y prácticas profesionales. Entre 2016 y 2018 habrá concedido más de 128.800 becas.