Además estamos pendientes de los resultados empresariales con avisos de menores beneficios como ha sido el caso de Nestlé, que lo achaca a la situación de los países emergentes y, sobre todo, a China.

El caso de Brasil, hay tres grandes agencias de rating, ya se había bajado por parte de una y era previsible que Fitch lo bajara. El problema es que al ser tres agencias, parecen tres efectos diferentes pero lo importante será ver cómo impacta la situación de esta economía en las cuentas de las cotizadas nacionales.


Declaraciones a Radio Intereconomia