Decían los analistas de BofA Merrill Lynch antes del pasado jueves, que si Mario Draghi no sorprendía con más medidas de las que esperaba el mercado, los inversores se iban a decepcionar como un niño el día de navidad, que sólo ha recibido los regalos que había pedido.
 
Pero lo que ha ocurrido tras la reunión del BCE de ayer es que el niño no sólo no ha recibido los regalos que había pedido, sino que le habían faltado algunos de la lista. El presidente del BCE, Mario Draghi, lo dijo bien claro durante la rueda de prensa; habían tomado las medidas que consideraban necesarias para este momento, ya que estaban vislumbrando ciertas fortalezas en la recuperación.

Sin embargo, el economista italiano no quiso cerrarse puertas y dijo que este programa de recompra de activos es flexible y que se podría adaptar en el tiempo, en la cantidad destinada a compras y en los activos. Es decir, que Draghi quiso dejar el final de la película con un …continuará y no con un “The End”. Desde luego no se puede negar que hasta el momento ha sido uno de los presidentes de los bancos centrales del mundo con más capacidad para generar tensión narrativa.

Pero, ¿qué opinan los analistas de la reunión del jueves?

Para Raquel Blázquez, Portfolio Manager de Ibercaja Gestión los fuertes movimientos a la baja de la bolsa, la subida del euro y los bonos periféricos “la tenemos que buscar en que si bien la mayor parte de las medidas que citábamos al principio, ya eran anticipadas por el consenso, el mercado se ha visto decepcionado en cuanto al tamaño de las compras mensuales, ya que se venía barajando la posibilidad de que se incrementase la cantidad actual de los 60.000 millones de euros al mes a un rango entre 70.000-80.000 millones de euros al mes”.

En Barclays recuerdan que recientemente que una extensión del QE del calibre que esperaban los mercados no era del todo aceptada por todos los miembros del BCE. De hecho, hay algunos miembros de la institución que han hecho referencia a que es necesario que algunos países de la Eurozona tomen más medidas de control fiscal, en lugar de apostarlo todo al QE.

Dicho lo dicho no hay que olvidar que la extensión del QE hasta marzo de 2017 no es una cuestión menor, ya que supone la inyección en el sistema de 400.000 millones de euros adicionales.

Para Blázquez “lo importante es que se han tomado nuevas medidas de expansión cuantitativa, que además como ha apuntado Draghi en su intervención, han sido adoptadas con un amplio consenso dentro del Banco y que hay recorrido y ha dejado la puerta abierta para tomar nuevas medidas adicionales si fuera necesario. Pero lo prudente y lo lógico en el contexto actual, es evaluar en los próximos meses, qué efectos van teniendo estas actuaciones en los niveles de precios, en la actividad económica, en la normalización de los flujos de crédito,… y en función de eso (y del entorno macro internacional), valorar la necesidad de continuar ampliando o no el programa”.

Bolsa europea y QE


Es más, al igual que le ocurre a José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, muchos analistas consideran que en el futuro habrá nuevas medidas en la línea que espera el mercado y habrá que esperar a ver cómo se implanta todo lo adoptado hoy y si es necesario una nueva vuelta de tuerca. Hay medidas que han pasado prácticamente inadvertidas en las horas posteriores a la reunión, como la inversión del principal de los vencimientos de los activos del BCE y posiblemente con el paso de los días sean tomadas en cuenta.

Hay expertos que creen que Draghi tiene margen de maniobra, sobre todo si quiere igualar a otros bancos centrales como el de EEUU, BoJ o el Banco de Inglaterra, que han llegado a destinar a los programas de expansión monetaria hasta un 30% del PIB. En la actualidad la eurozona solo ha planteado algo más de un 10%.

Pero quizá el movimiento de las bolsas es natural. Para José Luis Cárpatos, los mercados hubieran caído igual si Draghi hubiera anunciado un aumento del dinero destinado a las compras de activos de 10.000 o 15.000 millones más. “Nunca lo sabremos, pero tengo como una corazonada, de que habríamos bajada igual, porque ese era el movimiento que tenían preparado, las manos fuertes que como hemos comentado muchas veces, al menos en EEUU, nunca siguieron el último movimiento alcista”, dice el analista.

¿Qué hacer ahora?
En Banca March recomiendan mantener las mantener las posiciones dentro de las actuales recomendaciones para los distintos perfiles de tintos perfiles de riesgo, aprovechando incluso el momento para tomar riesgo en renta variable europea y bonos periféricos.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
Draghi decepciona, a pesar de reducir la facilidad de depósito hasta -30%
¿Queda añada la Renta Fija tras la actuación del BCE? Más bien lo contrario