Poco a poco los mercados recuperan la calma. Pero, no debemos confundir calma con normalidad. En la inestabilidad sufrida por los mercados durante el verano subyace un factor nuevo que antes no teníamos: China. Y no me refiero realmente a la desaceleración del ritmo de crecimiento chino, en mayor o menor medida. 

Más bien a cómo se está enfrentando a esta desaceleración las autoridades chinas en un contexto de apertura y mayor flexibilidad a que obliga el cambio de modelo de crecimiento. En definitiva, nos falta información. Quizás también faltaba antes, pero ya saben que cuando las cosas van bien no hacemos preguntas. Claro que las preguntas sin respuesta son sin duda muy negativas cuando las cosas van mal. Algo de todo esto ha ocurrido en China durante el verano.

Ayer surgió un rumor en los mercados sobre una rueda de prensa conjunta entre el Ministerio de finanzas y el Sistema Nacional de Pensiones. De ser verdad, probablemente se tratara de fijar ya las condiciones por las que se permitirán a los fondos de pensiones colocar en bolsa hasta un 30 % de sus activos. Una medida anunciada una semana atrás, pero a falta de concretarse. Y su potencial impacto positivo será más evidente con un mercado más calmado como el actual que en plena caída como estaba tan sólo hace unos días. Pero, siendo una medidas muy importante (hablamos de una cifra gestionada en total de 330 bn. $) probablemente no será suficiente para resolver las cuestiones pendientes a las que me refería antes. Tampoco el reciente recorte de tipos y coeficiente de caja es suficiente, de entrada porque lo esperábamos antes y de forma más agresiva. Más vendrán sin duda.

Una de las cuestiones pendientes es la mayor flexibilidad sobre la cotización del Yuan que se ha traducido hasta el momento en una caída acumulada cercana al 4 %. Demasiado pequeña para que suponga una decisión de ganar competitividad; demasiado limitada para reducir presiones adicionales a la baja, que supongan un goteo constante de reservas; por otro lado, no es tampoco entendible esta decisión en pleno debate interno sobre la profundidad de la desaceleración del ritmo de crecimiento y con descenso de la bolsa. Sí, ¿por qué entonces decidieron en agosto tomar esta decisión? No sólo con todo lo anterior, también por la escasa profundidad de los mercados durante el mes y el riesgo de sobrerreacciones siempre peligrosas en un contexto de incertidumbre.

Uno de los argumentos que se han utilizado para responder a la pregunta anterior es el próximo ajuste de las divisas que forma parte de los DEG…

http://www.imf.org/external/pubs/ft/survey/so/2015/POL080415A.htm

Una revisión efectuada cada cinco años, que corresponde al actual. Cuatro divisas lo conforman básicamente ahora entre el USD, EUR, GBP y JPY. El criterio utilizado en 2000 fue doble:

1. Mayor valor de las exportaciones en un contexto de medio plazo; 2. Una moneda que sea libre de uso. En definitiva, un criterio que se centra en la importancia económica de las monedas y otro en su importancia financiera.  ¿Qué es “freely usable”? de acuerdo con el FMI esto requiere que sea ampliamente utilizada como medio de pago para las transacciones internacionales y ampliamente utilizada en el mercado de divisas. Pero no está del todo claro que incluya que su valoración por el mercado. El Consejo ejecutivo del FMI ha pedido prolongar durante 6 meses la actual estructura, aplazando de esta forma la discusión sobre la posible incorporación del Yuan a septiembre de 2016. Pero esta propuesta fue anterior a la decisión del Gobierno chino de ampliar la banda de fluctuación y dejar caer su moneda. De hecho, no tiene mucho sentido que el Banco Central de China defienda ahora que no habrá más depreciaciones de la moneda al mismo tiempo que admite que la decisión de ampliar las bandas y dejarla caer previamente fue que hubiera una mayor influencia del mercado en su evolución. ¿Y la presión del mercado ya se ha frenado en los niveles actuales? No lo creo.

Sí, nos quedan muchas cuestiones por resolver sobre lo ocurrido en China en las últimas semanas. Pero, bajo un escenario de mayor calma será perfecto para ir resolviéndolas. Si podemos realmente hacerlo.