Cada vez son más los inversores que recurren a un plan de pensiones garantizado para su jubilación.

Este tipo de productos, pese a ser similares a la mayoría de planes de inversión, tienen una serie de particularidades, que conviene señalar.

Así, los plan de pensiones garantizados cuentan con una garantía externa de un rendimiento determinado. Además, son planes de prima única, lo que significa que se realiza únicamente una aportación, la inicial para la apertura del producto. Otra de las características que definen a los planes garantizados es que su garantía solo obrará al vencimiento, y si algún partícipe sale antes del mismo, los valores se realizarán a valor de mercado, teniendo que hacerse cargo el cliente de una eventual pérdida.

El plan garantizado más rentable en los últimos tiempos es el Plancaixa Futuro 2026 PP. Distribuye el 100% de sus posiciones en España y ha logrado en el último año una rentabilidad del 12,62%. Se trata de un plan de pensiones con vocación de garantizado. Conviene señalar que la fecha de vencimiento de la garantía es el martes, 15 de septiembre de 2026.

En segundo lugar, cabe destacar el Unnim Pensions G13 PP. Según informa Morningstar, “La gestión de plan persigue conseguir el objetivo concreto de rentabilidad consistente en asegurar que el valor de las participaciones del plan el día 31 de enero de 2024 sea como mínimo de 16,49152697 euros”, valor que en relación al valor liquidativo al inicio del período de garantía el 30 de diciembre de 2011 supone la obtención de una rentabilidad del 62,59% equivalente a una T.A.E. del 4,10%. Mediante esa estrategia, el plan obtuvo en el último año una rentabilidad del 11,67%.

El tercero de la lista sería Caser Enero 2026 PP, cuyo vencimiento de la garantía se producirá el 31 de enero de 2026. Este plan acumula una rentabilidad anual del 11,55%, mientras que a tres años ronda el 8,5%.

Queda claro que este tipo de productos parecen casar con un perfil de inversor conservador y poco arriesgado, que desde el comienzo de su inversión quiera asegurar unas rentabilidades mínimas. El escepticismo sigue reinando entre los inversores que, como deja claro este reportaje, cada vez confían más en los planes de pensiones asegurados .