Con el cierre de esta operación y la autorización recibida la semana pasada por la CNMC para adquirir Yoigo, se configura el cuarto operador convergente en España.
 
 
MÁSMÓVIL ha cerrado hoy la compra de Pepephone, uno de los mayores y más exitosos operadores móviles virtuales en España, por un importe de 158 millones de euros. Con una plantilla de 22 empleados, Pepephone obtuvo en 2015 un EBITDA de 13,1M€, representando un margen del 20% sobre ingresos. La base de clientes de Pepehone es de alta calidad, siendo un 97% de los mismos clientes de contrato, y registrando una de las tasas de rotación de clientes más bajas de la industria, teniendo la marca Pepephone un elevado nivel de reconocimiento.

“Estamos muy satisfechos de cerrar hoy la compra de Pepephone y de haber recibido la semana pasada la autorización de la CNMC para adquirir Yoigo. Con estas dos operaciones hemos configurado un cuarto operador convergente en España muy fuerte que nos va a permitir competir al mismo nivel con los operadores tradicionales con nuestras propias infraestructuras de super banda ancha de fijo y móvil.” Dijo Meinrad Spenger, CEO de MASMÓVIL. “Además, me gustaría felicitar a los empleados de las dos compañías por el excelente trabajo realizado en estos años en los que se han ganado el reconocimiento del mercado en su conjunto”, añadió. “Por otra parte, los clientes de Pepehone y Yoigo cuentan con nuestro más firme compromiso de seguir recibiendo sus servicios en las mismas condiciones y con los mismos niveles de calidad con que los están recibiendo en la actualidad”, finalizó Spenger.

Cuarto operador convergente fuerte en España

El nuevo grupo Másmóvil contará con casi 4,3 millones de clientes, de los cuales, 4.2 son clientes de móvil y alrededor de 70.000 de banda ancha fija. Según las cuentas proforma 2015, los ingresos ascendieron a 1.070 millones de euros, con un EBITDA de 108 millones y un cash flow operativo de casi 50 millones de euros (con más de 75 millones de euros de cash flow operativo recurrente) excluyendo los ahorros de costes y sinergias esperados, además de una cuota del 10,5% de los clientes residenciales de telefonía móvil en España.