El Banco Central Europeo (BCE) vuelve a reunirse este jueves para decidir sobre la hoja de ruta de su política monetaria. Los expertos no auguran cambios, aunque sí aclaraciones acerca de la compra de ABS.  

Los expertos no auguran cambios con respecto a lo anunciado en la reunión de principios de junio, cuando anunció importantes medidas:

- Bajada de tipos de interés. El BCE rebajó en 10 puntos básicos los tipos de interés europeos hasta situarlos en un nuevo mínimo histórico del 0,15%. Desde que el actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, arrancase su mandato los tipos de interés se han rebajado desde el 1,25% al que se encontraban en el mes de noviembre de 2011.

- Gravamen a los depósitos bancarios. Se pasó a negativo la tasa de depósitos en el BCE hasta el -0,10%.

- LTROs. Dos nuevas barras de liquidez para el sistema bancario europeo. Se producirán en septiembre y en diciembre de este año por un importe total de 400.000 millones de euros. El objetivo es conceder financiación para la banca a "argo plazo para las refinanciaciones financieras con vencimiento en septiembre de 2018 (con independencia del momento de su concesión), con lo que se tratará de créditos por cuatro años de duración. Quedando excluidas las operaciones relacionadas con hipotecas.

- Fin a la esterilización de las compras de deuda, inyectando otros 165.000 millones en el sistema desde el 10 de junio.

- Programa de compras de deuda respaldada por préstamos a empresas. Los llamados ABS o titulizaciones simples, basadas en créditos reales y transparentes. Nada de CDOs u otras estructuras complejas.

- MROs (Main Refinancial Operations). Se realizarán con un procedimiento de subasta a tipo fijo y por el periodo de tiempo que sea necesario hasta diciembre de 2016. El vencimiento estará directamente ligado con las operaciones trimestrales que realicen los LTROs.

Según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, “el mercado ya ha absorbido el efecto del paquete de medidas que anunció el BCE. En este sentido, estaríamos atentos a que Draghi pueda hacer hoy alguna valoración subjetiva sobre el efecto que espera del paquete de medidas y, sobre todo, a ver qué dice sobre la compra de ABS”.

Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, afirma que “el BCE tendrán que hacer un QE y lo hará cuando consiga convencer al Bundsbank y haya consenso en la UE. Aunque también podrían aumentar los 400.000 millones destinados a facilitar los créditos y ajustar el tipo de cambio del euro”. Ahora bien, como justifica José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, “la renta variable, especialmente de países periféricos, pues serán los más beneficiados de la llegada de dinero inyectado por el BCE.