Además, se centrará la atención en la reunión de Jackson Hole y lo quesucede es que no asistirá la presidenta de la FED, que se hubiera convertido en una forma de lanzar mensajes al mercado sobre lo que hará con los tipos de interés. Más allá de lo que hará o no la FED, con toda la inestabilidad que hay es probable que la subida no sea en septiembre.

La inflación está ralentizando las expectativas de que se ajuste el dato a lo esperado por la FED, si a esto se une a la inestabilidad internacional, por lo menos hasta finales de año.


Declaraciones a Radio intereconomia