Los expertos lo tienen claro, el trading nos requiere algo más que saber poner unos stop loss y unos puntos de entrada para cualquier operación. Uno de los puntos que cualquier inversor debería tener en cuenta es cómo llevar a cabo una gestión monetaria adecuada que, a la postre, será lo que nos permita no quedarnos a cero en nuestra cuenta.
 
Como explica Sara Carbonell, Relationship manager de CMC Markets, “muchas veces en una estrategia de trading se nos olvida la gestión monetaria”.  Algo que es sumamente importante sobre todo cuando muchos inversores trabajan con productos como los CFDs, activos  muy apalancados. Para la experta, “la gestión monetaria es lo que va a permitir que no descapitalicemos la cuenta y esto es lo que hace es que el trading tenga sentido y compense”.

En su opinión antes de nada hay que tener muy en cuenta que “cualquier estrategia de trading existen las 3M del trading, Mind, money y method (mente, dinero  y método)”.  

-Método es la parte más práctica, tiene que ser un método libre con el cual el inversor se tiene que sentir agusto.
- Mind: Es la parte psicológica e influye muchísimo en la estrategia de trading porque el ser humano reacciona diferente ante el efecto certeza o la posibilidad de tener pérdidas o ganancias.
- Money: a esto nos referimos con la gestión monetaria.

“El error que cometen muchos traders es fijarse solo en la parte del método y no podemos fijarnos solo en esta parte”, apunta Carbonell.

Como ella misma define, la gestión monetaria es la gestión operacional del riesgo.  “Mucha gente confunde la parte de gestión del riesgo con gestión monetaria y no es lo mismo. Es decir, la gestión del riesgo es determinar cuánto estoy dispuesto a perder con una operación y la gestión monetaria es plasmar eso calculando el tamaño de posición óptimo para conseguir eso. Es algo que es más difícil de lo que parece”, recuerda la experta.

En definitiva, todos estos factores nos ayudarán a que nunca perdamos más más de lo que estemos dispuestos a perder en nuestras operaciones.   En este sentido, Carbonell explica que “siempre vamos a tener en cuenta el nivel de salida de cada operación, tanto con pérdidas como con beneficio. Y esto lo hacemos para no descapitalizar la cuenta especialmente cuando operamos con productos apalancados como los CFD’s”.

La experta piensa que es un error pensar que es necesario acertar en la dirección del mercado en todos nuestros trades. “En muchos vamos a perder, pero no va a pasar nada – a no ser que sea el 100%-  pero aunque sea en un porcentaje alto podemos tener beneficios si la gestión monetaria es adecuada”, dice la experta.

Sara Carbonell considera que lo que hay que utilizar es la ratio rentabilidad-riesgo y si esta es adecuada el trade va a compensar. “Pensemos en un trade donde si acierto gano tres y, si pierdo, solo pierdo uno. Si hacemos diez trades con esta ratio, aunque perdiésemos siete estaríamos perdiendo siete unidades pero habríamos ganado nueve unidades. Al final el neto global es positivo habiendo fallado en el 70% de las posibilidades. Esta ratio es fundamental y es importantísimo tenerla presente”. La teoría
En opinión de la experta hay que tener claros toda una serie de conceptos:
Drawdown: la serie de pérdidas , el capital perdido expresado en porcentaje sobre el capital total de la cuenta.  “En gestión monetaria es un concepto muy importante porque existe el apalancamiento asimétrico”, apunta la experta. 

Apalancamiento asimétrico: Siempre hay que ganar más para llegar a nuestro punto inicial. Es decir, no vamos en la misma proporción. “Si pierdo un 10% no me basta ganar un 10% para volver a mi capital inicial, sino que tendría que ganar un 11,11%”, señala Carbonell.

apalancamiento asimétrico


Break Even: Es el nivel en el que se vuelve al capital inicial, cuando ni se gana, ni se pierde. El umbral de rentabilidad.

Win Rate: Porcentaje de aciertos que tiene cada método.

Backtesting: Un sistema para medir si el método que se usa está funcionando bien.

Así, en definitiva, explica la Carbonell que es muy importante distinguir entre gestión monetaria y gestión del riesgo. “La gestión de riesgo implicaría determinar el stop loss, saber qué estrategia tengo y cómo voy a cubrir mis posibles pérdidas. La gestión monetaria lo que haría sería calcular el tamaño de posición en base a un breakeven y siempre limitar mi nivel de salida”, apunta.

A partir de ahí habría que tener en cuenta que existen varios tipos de estrategias de gestión monetaria:
Martingala: Es una estrategia que viene del juego de pócker. Si vas doblando tu apuesta a rojo-negro o, en el caso de los mercados acierto-no acierto, llegaría un momento en el que aunque pierdas, en el momento que ganes lo pierdes todo. Para Carbonell, el problema de esta estrategia es que “necesitaríamos un capital ilimitado”
Anti-Martingala : Son aquellas que van aumentando el tamaño de la posición si hay acierto y viceversa.