La inversión de 2,2 millones de euros se ha canalizado a través de Caixa Capital Riesgo, que gestiona un total de 160 millones de euros

La Caixa lidera una ronda de financiación con 2,2 millones de euros en la empresa Inbiomotion, que se encuentra desarrollando ensayos de diagnóstico para predecir el riesgo que tienen los pacientes de cáncer de sufrir una metástasis en hueso. La inversión se ha realizado a través de Caixa Capital Riesgo, la gestora de capital riesgo de La Caixa, que invierte en las primeras etapas de las pymes innovadoras y que gestiona un total de 160 millones de euros. En la operación también han participado Ysios Capital gestora española líder en inversiones en el sector biotecnológico, a través de su fondo Ysios BioFund I y la Fundación Vila Cases, que ya eran accionistas de la compañía.

Inbiomotion es una spin off del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB Barcelona), centro asociado a la Universitat de Barcelona, y de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA). La iniciativa de la spin off viene impulsada por la necesidad de desarrollar ensayos de diagnóstico que permitan detectar la probabilidad de sufrir una metástasis en hueso, ya que, actualmente, no se prescriben tratamientos complementarios a la quimioterapia para evitar las metástasis ósea, al no existir ningún producto capaz de preveer esta situación. Se trata de una compañía especializada en el tratamiento del cáncer de próstata y mama, en los que la metástasis suele afectar a la estructura ósea.

“Estamos ilusionados de trabajar con el equipo de Inbiomotion. El desarrollo de ensayos de diagnóstico para predecir el riesgo que tienen los pacientes de cáncer a sufrir una metástasis en hueso supondrá un gran impacto en la práctica clínica de éstos pacientes.”, indica Jose Antonio Mesa, director de inversiones en Caixa Capital Risc.

El producto desarrollado por Inbiomotion, Osteomet, ya ha sido validado en más de 1.300 muestras de pacientes de cohortes independientes y provenientes de múltiples países y la compañía tiene como principal objetivo acabar con su desarrollo clínico y regulatorio en los próximos 2 años.