Gas Natural cerró 2016 con un beneficio neto de 1.347 millones, lo que su pone una reducción del 10,3% frente al del mismo período del año anterior. El EBITDA alcanzó los 4.970 millones, disminuyendo un 5,6% con respecto al de 2015, una vez discontinuado el negocio del gas licuado del petróleo en Chile, condicionado por un entorno macroeconómico y energético muy exigente.

Dicho entorno ha afectado especialmente a la contribución del negocio de comercialización de gas, así como a la depreciación de las divisas latinoamericanas en su traslación a euros con un impacto en EBITDA de €112 millones, causado fundamentalmente por el comportamiento del peso colombiano y del peso mexicano. A 31 de diciembre de 2016 el ratio de endeudamiento se sitúa en el 44,8% inferior al de 2015 que se situaba en el 45,8% y el ratio

Deuda financiera neta/EBITDA de Gas Natural en 3,1 veces, frente a 3,0 veces en 2015, pese al adelanto del dividendo a cuenta del ejercicio 2016. En noviembre de 2016 se ha procedido al cierre de la venta del 20,0% de participación de la sociedad Aprovisionadora Global de Energía, S.A. (AGESA), filial de Gas Natural Chile, S.A., en GNL Quintero, S.A. (Chile) a Enagás por €182 millones y ha supuesto la obtención de una plusvalía antes de impuestos y participaciones no dominantes de €128 millones y una plusvalía neta de €50 millones. El 14 de noviembre de 2016 la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios de la República de Colombia (Superintendencia) ordenó, como medida necesaria para asegurar la prestación del servicio de energía eléctrica, la toma de posesión de los bienes, haberes y negocios de Electricaribe.

La Superintendencia ordenó asimismo el cese de los miembros del órgano de administración y del gerente general y su sustitución por un Agente especial designado por la Superintendencia. Durante el ejercicio de sus funciones lo cierto es que el Agente ha sustituido al personal directivo nombrado por Gas Natural Fenosa y ha centralizado la decisión sobre el suministro de información a remitir a Gas Natural Fenosa, de forma que, al cierre de diciembre de 2016 Gas Natural Fenosa ya había perdido el control y cualquier poder de influencia significativa sobre Electricaribe al no participar ni tener información directa sobre las decisiones o sobre las actividades relevantes de los negocios. Posteriormente, el 11 de enero de 2017 la Superintendencia ha acordado la prórroga de la intervención, hasta el 14 de marzo de 2017. Debido a los hechos señalados anteriormente, y siguiendo lo indicado por la normativa contable aplicable en este caso, NIIF 10, el 31 de diciembre de 2016 se ha dejado de consolidar Electricaribe en el balance consolidado de Gas Natural Fenosa, procediéndose a dar de baja sus activos, pasivos y participaciones no dominantes por un importe neto de €475 millones. Asimismo, en el epígrafe de Activos financieros disponibles para la venta, se ha reconocido la inversión en Electricaribe, de acuerdo con la NIC 39, por su valor razonable (€475 millones).

Gas Natural Fenosa confirma la perspectiva de beneficio neto para el ejercicio 2017 entre €1.300 y €1.400 millones, así como la continuidad de su política de dividendos, de acuerdo con la Visión Estratégica 2016-2020. La propuesta de distribución de resultados del ejercicio 2016 que el Consejo de Administración elevará a la Junta General Ordinaria de Accionistas para su aprobación supone destinar €1.001 millones a dividendos, el mismo que el año anterior, en línea con la nueva política de dividendos para el período 2016-2018 aprobada en marzo de 2016.

El dividendo a cuenta de €0,330 por acción fue pagado íntegramente en efectivo el 27 de septiembre de 2016 y el pago del dividendo complementario de €0,670 por acción también será realizado en efectivo en el mes de junio de 2017, lo que supondrá un pay out del 74,3%.