Isidro Fainé dejará la presidencia de CaixaBank en manos de Jordi Gual, actual economista jefe de la entidad catalana. Gual será presidente no ejecutivo y Gonzalo Cortázar continuará como consejero delegado. 
 
Después de 16 años al frente de Caixabank, Isidre Fainé dejará su sillón en la presidencia y lo cederá al actual economista jefe de la financiera, Jordi Gual. Gual será presumiblemente nombrado mañana presidente no ejecutivo, en una reunión extraordinaria del consejo de administración de Caixabank. Fainé no abandonará del todo el banco, sino que continuará presidiendo la Fundación LaCaixa, controlada por Criteria.
 
Junto a Gual continuará en su cargo de consejero delegado Gonzalo Cortázar, que será en quien recaerá realmente la máxima responsabilidad sobre la estrategia del banco. Antoni Massanell seguirá en la vicepresidencia.
 
Gual se ha hecho dentro de Caixabank, ocupando cargos como el de director ejecutivo de Planificación Estratégica del banco y director general de Planificación y Desarrollo Estratégico de Criteria CaixaHolding. También pertenece a la junta directiva del Círculo de Economía y es vicepresidente de la Fundación de Estudios Financieros.

Este cambio en la directiva del primer banco catalán por activos viene presionado por la Ley de Cajas de 2013 que obligaba a Fainé a elegir antes del día 30 de este mes el cargo en el que quería permanecer. finalmente ha decidido ceder el timón de mando, aunque sin bajar del barco.