Bilastina ha recibido de la Agencia Japonesa del medicamento la aprobación del registro sanitario para su comercialización en Japón. Este es un hito trascendental para Faes Farma, al permitirle acceder, a través de su socio japonés Taiho Pharmaceutical (Grupo Otsuka), al mayor mercado de alergia del mundo.

Con este paso se completa un proceso que fue iniciado hace cuatro años, en julio de 2012, con la firma entre Faes Farma y Taiho Pharmaceutical de la licencia para el mercado japonés. Bilastina: Bilastina, antihistamínico de segunda generación, sintetizado y desarrollado por Faes, ha sido aprobada y comercializada desde 2010 en 94 países, y ha sido utilizada por más 45 millones de pacientes.

Bilastina ha sido aprobada por la agencia japonesa para el tratamiento sintomático de la rinitis alérgica, urticaria y prurito asociado a otras dermopatías, en pacientes adultos.

Con un valor que oscila entre 1.100 y 1.400 millones de euros, el mercado japonés de medicamentos antihistamínicos de prescripción es, con gran diferencia, el mayor a nivel mundial. Como referencia, su valor es aproximadamente el doble que el del mercado europeo, considerado globalmente.

En Japón se concentra más del 26% de las ventas mundiales en euros de antihistamínicos prescritos. La comercialización del producto se realizará en un esquema de co-promoción junto a un tercer laboratorio, Meiji Seika Pharma.

Faes Farma percibirá cantidades por las ventas locales y pagos por hitos de ventas. La molécula tendrá exclusividad en el mercado japonés superior a 8 años, plazo fijado por las autoridades.

En los países donde ya está comercializada se alcanzan cuotas relevantes, hasta 78 millones de euros en total en 2015, y en países como España supera los 20 millones de euros y en Francia los 17 millones. (Lea la entrevista con Valentín Ruiz, subdirector general y director financiero de Faes Farma. )

Los títulos de Faes Farma se disparan al calor de este anuncio y se convierte en uno de los valores más alcistas del mercado español. De hecho, está atacando la resistencia de los 3,50 euros, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 23,6% del último movimiento de subida entre los mínimos marcados por el Brexit y los máximos de este ejercicio, en los 3,70 euros.