El turbulento mercado de valores al que Cepsa no quiere salir a cotizar todavía está dominado por Shell, que arrebata este año el liderazgo a ExxonMobil. Chevron y Total le van a la zaga en el ranking Forbes de las petroleras cotizadas más grandes del mundo, en el que Repsol ocupa la vigésimo primera posición.

 

Cepsa petroleo Bolsa

 

En un mercado volátil preso de la incertidumbre generada por la digestión que harán las economías de la subida de los tipos de interés y el impacto de una guerra arancelaria entre EEUU y China, no termina de seducir a CEPSAque pretendía salir a cotizar este jueves a la Bolsa española.

Al menos esos son los argumentos que ha esgrimido la petrolera en un escueto comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El mismo mercado en el que cotiza la española Repsolen el IBEX 35 cuyo negocio capea también el temporal de la escalada de los precios del petróleo, de un mercado global que batallea por el control del suministro mundial y en el que las presiones arancelarias estadounidenses también avivan el fuego.

Todo ello mientras la producción venezolana sigue cayendo, el impacto de las sanciones iraníes en el suministro se vuelve más claro y Arabia Saudita cancela la OPI de Aramco, porque prefiere precios más altos para la operación.

Este escenario llevaba, hace apenas unos días, a que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, advirtiese del freno de la inversión en un mercado acechado por la incertidumbre en el que se corría el riesgo de una crisis de suministro.

A pesar de la turbulencia de un mercado global, que según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) requerirá de 100 millones de barriles diarios el año que viene, la industria del petróleo que se financia en la renta variable sigue siendo uno de los sectores que más ha crecido en el último año, según la lista Forbes de las 2000 empresas más grandes del mundo.

En concreto, los resultados financieros estas compañías crecieron considerablemente en el último año gracias al aumento de los precios del crudo, que algunos analistas estiman pueda llegar a los 100 dólares el barril, aunque de momento parece consolidarse alrededor de los 80$, en el caso del Brent y de los 70$ en el West Texas.

Las 25 compañías más grandes del mundo, según laForbes Global 2000, ganaron 144.600 millones de dólares de unas ventas de 2.9 billones de dólares durante los 12 meses medidos. Muy por encima de los 73 mil millones sobre las ventas de 2.2 billones del año anterior.

 

Repsol ocupa el puesto 21 de las petroleras cotizadas del planeta

El  Forbes Global 2000, que aglutina a las 2000 cotizadas más grandes del mundo,  se determina por una puntuación compuesta de medidas igualmente ponderadas de ingresos, ganancias, activos y valor de mercado.

En cuanto al sector del petróleo y el gas, es Royal Dutch Shellquien ocupa este 2018 el primer lugar, superando al líder del año pasado Exxon Mobil.

El gigante anglo-holandés de petróleo y gas se ubicó en el puesto 11 entre todas las compañías en la lista, en comparación con el 20 del año anterior, principalmente debido a mayores ventas por los elevados precios de los productos básicos. Exxon, con sede en Irving, Texas, llegó a la posición 13, igual que el año pasado.

Quien realmente ha protagonizado un salto memorable es Chevron. La corporación, con sede en San Ramon, California, fue la tercera compañía de petróleo y gas de la lista, colocándose en la posición número 21 en la general, en comparación con la 359ª del año anterior, que terminó con 431 millones de dólares en números rojos.

La francesa Totalfue la cuarta compañía de petróleo y gas en la lista, seguida de China Petroleum & Chemical Corp., conocida como Sinopec, y PetroChina Co. Ltd.

BP plc, Gazprom Sp y Rosneft de Rusia y la India Reliance Industries Ltd. completaron el top 10. La británica también siguió el liderazgo de Chevron, subiendo 323 puestos al 36 con una ganancia de 4,3 mil millones de dólares.

La española Repsol, por su parte, escala en esta edición a la posición 21ª de todo el sector y la 233ª de la general, al declarar unos beneficios de 2.300 millones de dólares sobre ventas de 49.700 y un valor de mercado en el momento de la medición de 30.200 millones de dólares.

La compañía presidida por Antonio Brufau acumula en estos momentos una rentabilidad anual total con dividendo del 16,60, muy por encima del 2.59% de Chevron, del 2.34% de Exxon o del 15,84%.