MADRID, 11 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- “No hay ninguna duda en mi mente de que un 'sí' a la independencia en Escocia la semana que viene será un 'cisne negro' para el mercado británico y posiblemente más allá”, opina Christopher Mahoney, ex de Bank of America y de Moody's.

Sin embargo, este experto va más allá y considera que el riesgo de un voto a favor de la independencia escocesa, “puede ser ya en sí mismo suficiente para mover a los mercados antes de que se produzca el referéndum. Un inversor racional debe ahora calibrar el posicionamiento de su cartera de cara a esta posibilidad”, afirma.
En los últimos dos meses, recuerda este analista, la libra ha caído un 6%: “Estoy bastante seguro de que caerá aún más la próxima semana en ausencia de intervenciones oficiales. Esto sigue siendo poca cosa, pero el riesgo del 'sí' sólo ha empezado a ser analizado en las salas de juntas y comités de inversión de todo el mundo”.

Mahoney considera que “el riesgo no es que Escocia se redefina, sino más bien que puede no haber ningún seguro contra un escenario de este tipo. En dos semanas, este riesgo puede haber desaparecido o ser muy real”.
Así, recuerda que Goldman Sachs considera, que incluso si Escocia mantiene la libra, “la amenaza de una ruptura puede suponer para los inversores un fuerte incentivo para vender activos escoceses y para que los hogares retiren los depósitos de los bancos radicados allí”.

Con todo, concluye: “Puedo ser alarmista de vez en cuando, pero no se acusa de serlo a Nomura, Société Générale, Goldman o Moody's (firmas que han advertido sobre la situación en Escocia). Los próximos días podrían ser muy emocionantes, especialmente en Londres”.