El Tesoro Público ha cumplido una vez con el guión al colocar 3.580 millones de euros en letras a corto plazo. El interés se ha relajado en los títulos a 9 meses, mientras que repunta a más del doble en las letras a tres. La demanda ha sido importante.
El Tesoro Público ha celebrado hoy la última emisión de deuda de septiembre con una subasta de letras a tres y nueve meses. En total ha captado 3.580 millones de euros, pero los intereses abonados a los inversores se han incrementado en la referencia a tres meses. Para los títulos a mayor plazo, en cambio, han bajado.

El organismo dependiente del Ministerio de Economía ha colocado 768 millones de euros con vencimiento a tres meses, por los que ha ofrecido una rentabilidad media del 0,291%, lo que supone un incremento del 80% con respecto al rendimiento pagado en la subasta del pasado 27 de agosto. La demanda ha sido similar: 4,0 veces frente a 4,1 veces en la anterior.

Las letras a 9 meses las ha adjudicado a un tipo medio del 0,98% frente al 1,089% anterior y con mayor demanda (2,6 veces frente a las 1,9 veces en la anterior).