Al final no ha habido ni un solo partido catalán que haya hecho una propuesta concreta de atracción de capital y de garantía para aumentar las inversiones, reconoce Daniel Lacalla, economista y gestor de fondos. En definitiva, hacer un entorno sencillo para el inversor. 
 Todo el mundo dice que ha ganado pero la realidad es que cada vez la sociedad está más fragmentada, más crispación, y el sentimiento secesionista ha sido un fracaso rotundo. 

Desde un punto de vista económico, el impacto dependerá de cómo se instrumentalice el gobierno porque al final “lo que más me enfada es que no ha habido ni un solo partido que haya hecho una propuesta concreta de atracción de capital, garantizar que aumenten las inversiones, en definitiva, hacer un entorno sencillo para el inversor. Estamos acudiendo a la fe para que las inversiones vayan a Cataluña cuando debería ser algo más fácil”, reconoce Daniel Lacalle, economista y gestor de fondos en Radio Intereconomia.

¿Los grandes inversores estarán agazapados? Evidentemente. Cuando hablamos de inversión, parece que los inversores están obligados a venir a España pero ¿qué haría usted? ¿Pondría cientos de millones en una economía desfragmentada? Eso es lo que nos tenemos que plantear.

A la hora de hablar sobre las elecciones generales, Lacalle reconoce que lo que más preocupa es el impacto que puede tener una alianza Podemos-PSoe por el impacto que puede tener el hecho de revertir todas las reformas. “No existe una sola economía en la OCDE que se haya salvado incrementando la rigidez, mediante el incremento del gasto”.

El crecimiento económico de España por encima del 3% ¿se puede truncar por la situación política? Totalmente, “que se lo digan a Francia, que lleva estancado más de 20 años. Los españoles somos especialistas en “autoinmolarnos” en este sentido. Todos los votantes tienen que entender el concepto de que se puede estar mucho peor, vale con irse a Atenas, por ejemplo.

Sobre la decisión de la FED, hay que tener en cuenta que es el banco central del mundo y el dólar es la divisa del mundo. “Creo que tenemos que tener en cuenta el concepto de que el banco central baja los tipos a niveles ridículos, crea una enorme burbuja y luego te salva no subiendo los tipos, no me vale porque eso lleva al entorno que tenemos actualmente: poco crecimiento, poca inflación… ¿Se equivoca la FED? “Tiene que subir los tipos urgentemente porque está perpetuando una burbuja de la que son conscientes perfectamente. Saben que hay un problema en los bonos basura, en los préstamos de los estudiantes, financiación barata… Hay muchas empresa que lo están haciendo muy bien y otras muchas que se han subido al carro de los tipos al 0%”.

China ya ha hecho el daño. Comenzó en el año 2008 con el plan de estímulo y que ha llevado a mayor endeudamiento, menor crecimiento y de peor calidad. “Lo que estamos viendo ahora es lo inevitable, lo mismo que vemos en Japón y en Brasil”.

La crisis de Volkswagen, en algunos países y en España parece que existe esa demonización a los alemanes, es un problema de credibilidad y de compromiso con sus objetivos que no sólo es de esta compañía sino de varios fabricantes adicionales. Desde luego, tiene un impacto sobre la credibilidad y la marca que no se puede negar. Hay que tener mucha cautela.