MADRID, 07 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-
El Mundial de Brasil 2014, segundo en espectadores después del campeonato celebrado en Estados Unidos en 1994, se perfila hacia su recta final tras quedar tan solo cuatro selecciones con vida en el torneo.

El martes se enfrentarán el combinado anfitrión, Brasil, contra Alemania por un puesto en la final en el legendario Estadio Maracaná. El encuentro tendrá lugar a las 22.00 horas (hora peninsular española) en el Estadio Mineirao. El conjunto dirigido por Scolari tiene ante sí la oportunidad de ganar su anisado Mundial en el estadio en el que hace ya 64 años cayó derrotada, de forma imprevisible, ante la selección uruguaya.

Alemania, selección con ganas de vengarse por la final que perdió ante Brasil en el Mundial de la FIFA de 2002, celebrado en Corea y Japón, llega con muy buen ritmo después de eliminar del torneo a Francia, uno de los pocos equipos europeos que estaba cumpliendo con sus expectativas. Aunque el conjunto de Joachim Löw sufrió más de lo esperado en el partido de octavos de final para acabar imponiéndose en la prórroga a una sorprendente selección de Argelia.

Mientras, Brasil no ha terminado de despejar sus dudas durante todo el Mundial y tendrá ahora que luchar por llegar a la final sin su principal estrella, Neymar, que sufrió un fuerte golpe en la espalada en el encuentro contra Colombia que le deja fuera de la competición. En cuartos, la selección anfitriona eliminó a los cafeteros en un partido que controló al principio pero que se le complicó en los últimos minutos (terminó 2-1). Antes, en octavos de final, los de Scolari tuvieron que llegar a los penaltis para no caer eliminados ante una selección de Chile que bien pudo ganar el partido en el último minuto, cuando un balón de Aránguiz se estrelló en el larguero.

El segundo encuentro de semifinales, en el que Argentina y Holanda se medirán por quinta vez en un Mundial, tendrá lugar el miércoles, también a las 22.00 horas, en el estadio Arena de Sao Paolo. Argentina llega con un Messi en un gran estado de forma y con un Higuaín enchufado después de meter el gol que permitió a su selección eliminar a un combinado belga que abandona el torneo con la cabeza bien alta.

Argentina se midió en octavos de final contra Suiza en un encuentro que se complicó más de lo esperado para los de Sabella, aunque un gol de Di María, que se perderá lo que queda de torneo por lesión, clasificó a la albiceleste cuando solo faltaban dos minutos para llegar a la tanda de penaltis.

Por su parte, Holanda se ha convertido en uno de los principales favoritos para hacerse con el trofeo después de realizar importantes actuaciones, como el 5-1 que con el que ganó a España, vigente campeona, en el primer partido del torneo. De todos modos, el combinado de Países Bajos mostró una imagen desmejorada durante el partido de cuartos de final, en el que necesitó llegar a la tanda de penaltis para eliminar a una combativa Costa Rica, que ya había dejado por el camino a selecciones de la talla de Italia o Inglaterra en fase de grupos y a Grecia en octavos de final.La final se jugará el próximo domingo 13 de julio en estadio Maracaná, a las 21.00 horas (hora peninsular española).

G.D.