El Índice de Precios de Consumo (IPC) español aumentó un 0,2% en septiembre respecto al mes de agosto, y elevó tres décimas su tasa interanual, hasta el -0,2%.
Este aumento se apoya especialmente en la subida de los precios de la electricidad y la evolución de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas.

La subida de la inflación interanual en septiembre es la primera que se produce en cinco meses, ya que este indicador venía cayendo desde mayo. De hecho, en el acumulado del año el IPC registra una tasa del -0,9%.

Con el dato de septiembre, el IPC interanual encadena su tercera tasa negativa tras el -0,3% y el -0,5% de julio y agosto, respectivamente. Es la quinta vez en doce meses en que los precios muestran tasas interanuales negativas. Pese a todo, el Gobierno ha descartado que la economía se encuentre en deflación.