MADRID, 13 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- El Ministerio de Empleo ha querido cambiar las reglas del juego en mitad del partido. Después de haber reformado el sistema de pensiones en 2013 en la que se contemplaba la posibilidad de que los parados sin prestación pudieran jubilarse a los 61 años, ahora ha decidido dar marcha atrás.Esta nueva modalidad, conocida como 'claúsula de salvaguarda' se aplicaba "a las personas cuya relación laboral se haya extinguido antes del 1 de abril de 2013, siempre que con posterioridad a tal fecha no vuelvan a quedar incluidas en algunos de los regímenes del sistema de la Seguridad Social", tal y como recoge el documento del Gobierno.
Los mayores de 55 años que se hayan acogido tendrán que esperar dos años más para jubilarse
Aunque para conseguir esta jubilación anticipada, los mayores de 55 años sin empleo deberían hacer pagos a la Seguridad Social que podrían alcanzar anualmente los 12.000 euros, tal y como indica El Confidencial, una cifra elevada para un colectivo que, supuestamente, no contaría con muchos recursos al encontrarse en situación de desempleo y sin más ayudas.

¿TRABAJADOR O JUBILADO?
El departamento de Fátima Báñez asegura que si están cotizando a la Seguridad Social (aunque no trabajando), su situación es similar a la de un trabajador activo dado de alta en el sistema, un punto que la ley excluye para ser beneficiario de esta modalidad de convenio especial.
Esto significa que los que han optado por este sistema ahora se ven perjudicados ya que tendrán que esperar dos años más para jubilarse (hasta los 63), durante los cuales seguirán sin cobrar su pensión y además deberán seguir cotizando para que ésta no se reduzca en el momento en que tengan derecho al retiro.

Lea también:
El Gobierno saca 500 millones de 'la hucha de las pensiones' para pagar la extra a los pensionistas
Un aumento en las pensiones convierte a los jubilados españoles en mileuristas