El beneficio de Ence Energía se redujo hasta 24,3 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que implica una caída de un 31% con respecto al mismo periodo del año anterior.
 
Cuando se observa solo el tercer trimestre aparece una mejora en la mayor parte de la cuenta de resultados. Así, el Ebitda creció un 25% y el beneficio neto sale de las pérdidas. Solo en los tres últimos meses del año obtuvo unas ganancias de 12,9 millones de euros.

Ignacio de Colmenares, consejero delegado de Ence, señaló que “hemos logrado un fuerte aumento del EBITDA en el trimestre gracias a las mejoras de eficiencia logradas, que nos han llevado a reducir el coste de producción en línea con nuestro Plan Estratégico.” “También –prosiguió– hay que resaltar el buen comportamiento de nuestro negocio de energía, que duplicó el volumen de generación en el trimestre y aumentó sus ingresos en casi un 70% gracias a la optimización de nuestra producción, lo que nos ha permitido beneficiarnos de los mejores precios de la energía.”

En esta mejora no solo han incidido la reducción de los costes, en línea con los objetivos de su plan estratégico y que se han conseguido gracias a las inversiones como la ampliación de capacidad en la fábrica de Ence en Navia.

También se mantiene sólida la demanda de celulosa, con incrementos de un 2,8% en el año, gracias, sobre todo a China. Por otro lado, esta mejora ha permitido un incremento de los precios de este material a partir de octubre.

En la mejora de las cuentas también han incidido favorablemente el negocio de energía. El volumen de generación prácticamente duplicó el registrado en el segundo trimestre, lo que ha permitido aprovechar, entre otras cosas, el incremento del 41% del precio medio del pool.

Por otro lado, la empresa continúa con su programa de desinversiones. En lo que va de año se han vendido 1.031 hectáreas y se han firmado contratos de arras por 708 hectáreas, lo que supondrá un ingreso de 38 millones euros con unas plusvalías estimadas de 16 millones euros.