El Banco Central Europeo ha informado al Santander de los requisitos de capital para 2017. La entidad cuenta con un excedente de capital que hace eliminar directamente cualquier limitación en el pago de dividendo.
 

La entidad deberá contar con una ratio de solvencia del 7,75% a nivel consolido, por lo menos. Como la ratio de capital del Santander se situó al cerrar septiembre en el 12,44%, no tendrá margen de maniobra en el momento de pagar dividendos y bonus. Este requisito de CET1 del 7,75% incluye: el mínimo exigido por Pilar 1 (4,5%); el requerimiento de Pilar 2 (1,5%); el colchón de conservación de capital (1,25%); y el requerimiento derivado de su consideración como entidad financiera sistémica global (0,5%).

La exigencia del BCE implica que “el nivel de CET1 consolidado por debajo del cual Santander se vería obligado a calcular el importe máximo distribuible que limitaría sus distribuciones en forma de dividendos, de retribución variable y de pagos de cupón a los titulares de los valores de capital de nivel 1 adicional, comúnmente referido como nivel de activación del importe máximo distribuible (o MDA trigger), se sitúa en el 7,75%”, según el comunicado emitido a la CNMV por la entidad.