Los desempleados que abandonaron la búsqueda activa de empleo desanimados por la falta de expectativas económicas aumentaron en España durante el año 2013 hasta el 5%, hasta 1,7 puntos porcentuales más que al inicio de la crisis, según un análisis del Instituto de Estudios Económicos (IEE) realizado a partir de datos de Eurostat.

Este porcentaje es superior a la media de la UE-28, donde el promedio de población activa desanimada se mantiene por encima del 3% desde el inicio de la crisis y alcanzó el 3,8% en 2013.

La mayor tasa de parados desanimados se localizó en Italia, con un 12,1%, y en Croacia, con un 11,6%, seguidos de Bulgaria (7,5%), Letonia (6%) y Luxemburgo (6%). Hungría, Portugal y Estonia superan levemente el 5%.Por su parte, Chipre, Finlandia y Rumanía coincidieron con cifras alrededor del 4,5%, mientras que los Países Bajos y Polonia registraron porcentajes del 3,9%.
Austria se situó por debajo del promedio de la UE, con un 3,2% de parados desanimados, mientras que siete países -entre ellos Suecia, Reino Unido y Dinamarca- registraron tasas entre el 2% y el 3%. Las cifras más bajas de población inactiva desanimada en 2013 correspondieron a Alemania (1,3%) y Lituania (0,9%).