2014 ha consagrado el deseo del Gobierno sobre el mercado de deuda. El coste de financiación podría reducirse considerablemente como ya sucediera el ejercicio pasado. 
 
La prima de riesgo se coloca este viernes en los 198 puntos básicos y cae por primera vez a un nivel que no visitaba desde el mes de mayo de 2011. Mínimo de casi tres años. 

Lo mismo ha sucedido con el bono español a diez años cuya tarea era más complicada dado que ha vivido anclado sobre una rentabilidad del 4% buena parte del final de año. Y hoy, igualmente, cae por debajo de este nivel hasta los 3,912%. 


¿Cómo nos afecta al bolsillo?
Haciendo una retrospectiva, la prima de riesgo española arrancaba el ya extinto año en el nivel de 400,10 puntos básicos con el bono español a diez años en el 5,22% de rentabilidad exigida por los mercados. Hoy lo que nos cuesta financiar la deuda española se coloca más de un punto porcentual por debajo. 

El Congreso de los Diputados dio luz verde a los Presupuestos Generales del Estado del año 2013 a mediados del mes de diciembre (del año 2012, evidentemente) por un retraso que todos conocemos. En el momento en el que lo hizo la prima de riesgo se encontraba en los 450 puntos básicos. Y esa mejoría ha sido el motivo del ahorro de 7.540 millones de euros en gastos por el pago de intereses de la deuda pública sobre los PGE correspondientes al año que acabamos de cerrar. Es el equivalente al 0,73% del Producto Interior Bruto Nacional, es decir, de la economía española. 

En vista de la evolución del mercado de deuda, los Presupuestos Generales del Estado para el año 2014 prevén una caída del 5,2% de la partida destinada al pago de intereses. En total, el Gobierno estima un desembolso de 36.590 millones de euros gracias a "un nuevo clima de confianza y un escenario favorable para que el Tesoro cobra las necesidades de financiación pública", tal y como reconocía el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. 

PGE 2014 (FUENTE: GOBIERNO)



Pero, ¿qué estimaban los Presupuestos de 2014? De momento, la previsión del Gobierno establecía una rentabilidad de los títulos a diez años del 4,4% con lo que el 'ahorro' teórico -considerando que el año se cerrara en el nivel actual- es de cuatro décimas en estos momentos. 

"No renunciamos a que la prima de riesgo se reduzca, ni mucho menos", comentaba Montoro, que resaltaba la voluntad de mejora del mercado de deuda.