La bolsa europea sigue lastrada por varios factores negativos que han hecho que en los primeros meses del año se comporte peor que la renta variable global. Sin embargo, los expertos de Credit Suisse consideran que todavía hay esperanza.
 
En un reciente artículo, los analistas de la firma explican que por fin parece que después de varios años “de recuperación económica desde la crisis de 2008, la eurozona ha cogido el camino de la expansión. En 2016, el PIB de la zona ha vuelto al nivel anterior a la crisis, la demanda doméstica es fuerte y el empleo está creciendo”. Por si fuera poco, todos estos factores siguen contando con los beneficios de la política monetaria del BCE.

Sin embargo esto no se ha reflejado en la bolsa por varios acontecimientos: la fortaleza del euro, la falta de adaptación de las empresas europeas a las nuevas tendencias tecnológicas disruptivas frente a gigantes como Amazon o Facebook, que son los que tiran del carro de Wall Street.  Solo un dato, estos sectores solo suponen un 0,2% de la capitalización de la bolsa.  
Por si fuera poco, la política vuelve a jugar un papel crucial en los mercados: Bréxit, elecciones en varios países, la crisis de los inmigrantes, Grecia….

Sin embargo, en opinión de estos analistas “hay signos que están mostrando que los obstáculos que se han interpuesto en el largo plazo están desapareciendo”. En Credit Suisse esperan que  la caída de la producción industrial pare en algún momento este año y que la bolsa europea tenderá a hacerlo mejor que el resto de mercado una vez que se incremente la producción del sector manufacturero.

Producción industrial

Sector bancario
Explican en este informe que el sector bancario ha sido un sector muy problemático dentro de la bolsa europea. Según los cálculos de la entidad, la industria financieras tiene una ponderación del 20,5% en la capitalización de Europa continental, comparado con el 18% en Estados Unidos.  Los bancos representan un 9% del total de la bolsa europea, frente al 5% al otro lado del Atlántico. Y esto a partir de ahora podría ser una ventaja. Los analistas de Credit Suisse piensan que “el sector bancario se recuperará al mismo tiempo que lo hace la economía de nuestro país, especialmente si la rentabilidad de los bonos alemanes mejora, “lo que en la entidad esperamos que suceda”, dicen.

Países emergentes
Las exportaciones a países emergentes suponen un 18% de los ingresos de las empresas europeas del Euro Stoxx 50. En general, la exportación de las empresas europeas suponen un 12% del PIB de la eurozona, frente a menos del 8% de Estados Unidos.  En la firma esperan que esto  se convierta en una ventaja en los próximos meses.

En este entorno, en la firma lo tienen claro “¿Dónde encontraría un optimista oportunidades? Para empezar en la bolsa española y alemana y también en otras economías periféricas como Portugal”.  Por cierto, que en Credit Suisse apuestan por las empresas de pequeña capitalización de la eurozona.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Las pequeñas se han frenado en seco”
“La apuesta acertada en bolsa española en doce meses ha sido…”