En el Mercado Alternativo Bursátil Carbures, grupo fabricante de piezas para la industria aeronáutica y de automoción, ha sido suspendida de cotización debido a que el fondo de capital riesgo Black Toro podría hacerse con la toma de control de la compañía.
 
Carbures ha sido suspendido de cotización por el regulador por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre el valor. Parece que esas operaciones perturbadoras apuntan a que el fondo de capital riesgo Black Toro va a capitalizar en acciones el préstamo que le concedió a Carbures el pasado por valor de 30 millones de euros, convirtiéndose en el principal accionista del grupo.
 
Además, en junio el capital riesgo dirigido por Ramón Betolaza adquirió fuera de mercado 2.950.000 acciones de Carbures a un precio de 1 euro cada título, con lo que su participación asciende al 10,09%.
 
Según publica El Confidencia por declaraciones de fuentes próximas a las conversaciones, Carbures tiene prácticamente ultimado un pacto con varios acreedores para convertir  55 millones de euros de deuda en capital, transacción que se realizará mediante una ampliación de capital el próximo 1 de enero.

Con esta operación, Black Toro pasará a ser el primer accionista de Carbures, con el 49% del capital, frente al 10,76% actual. Además, también se han adherido a esta operación otros acreedores, como Nanotures y Rafael Contreras, presidente de la compañía, que le habían prestado 4,9 millones de euros cada uno. Rafael Contreras pasará a tener el 11,50% del capital, aproximadamente.

Carbures cerró los primeros seis meses del año con unas pérdidas de 7,057 millones de euros, habiendo reducido sus números rojos un un 80,7% con respecto al mismo periodo de 2015.
 

En cuanto a los pasivos financieros, a finales de junio la deuda con entidades de crédito ascendía a 2,294 millones, lo que sumado a otros pasivos financieros (66,459 millones), se eleva a 68,753 millones, lo que supone un incremento del  1,2%.