Caixabank ha vuelto a salir de compras y esta vez es para reforzar su presencia en Madrid. La compra de la filial española de Barclays - por 800 millones de euros - le permite ganar cerca de 550.000 clientes, principalmente de banca minorista y banca privada y personal.


Es precisamente esa parte del negocio - de banca pesonal y banca privada en España - lo que permitirá a la entidad potencial su negocio, según señalaba Gonzálo Cortázar, consejero delegado de la entidad catalana.  Pues  bien,  una vez se firme el acuerdo, se iniciára  un proceso de integración de ambos equipos que culminará en los próximos meses. 

La condiciones del acuerdo no especifican los costes de reestructuración deerivados de la integración pero parece que, según fuentes del mercado, éstos serán compartidos por ambas entidades. Caixabank tendrá que integrar 270 oficinas y una plantilla de 2400 empleados, de los que en torno a la mitad permanecerán en la entidad minorista mientras que los otros negociarán las condiciones de salida. 

Por el momento, Barclays ha proporcionado más detalles a la CNMV de la venta de su filial en España a CaixaBank.  La entidad británica calcula que sus activos dudosos (Risk Weighted Assets) se reducirán en unos 8.000 millones de libras. Además, su ratio de capital Fully Loaded CET1 aumentará en unos 12 puntos básicos. Además, su apalancamiento se reducirá en unos 15.000 millones de libras

Antony Jenkins, consejero delegado de Barclays Group, ha comentado que “estoy satisfecho de anunciar mayores progresos en la reducción de nuestros activos no estratégicos. Seguimos situando a Barclays en disposición de ofrecer retornos sostenibles a nuestros accionistas”. "La ejecución de la compraventa se encuentra sometida a condiciones habituales para este tipo de operaciones, incluyendo la obtención de las autorizaciones y no oposición por parte de las autoridades y organismos reguladores competentes. El cierre de la operación está previsto para finales de 2014 o principios de 2015", añade la entidad.