CaixaBank obtuvo un beneficio neto de 152 millones de euros en el primer trimestre del año, un 54,6% menos  que en el mismo periodo del 2013 por menores extraordinarios.
No obstante, mejoraron todos los márgenes y se redujo la morosidad por primera vez desde el inicio de la crisis, ha informado este jueves.

El margen bruto de Caixabank se ha elevado a 1.769 millones (+4,3%) debido a la evolución del margen de intereses (993 millones; +0,1%), las comisiones (454 millones; +1,8%) y los resultados de operaciones financieras y diferencias de cambio (221 millones; +93,3%, incluyendo las plusvalías de la venta de la participación en BME); el margen de explotación se sitúa en los 829 millones (+22,5% sin considerar los gastos extraordinarios registrados en el primer trimestre de 2013).

En total, destino dotaciones por valor de 650 millones, con un descenso del 66,7% respecto al primer trimestre de 2013, cuando se registraron 902 millones del Real Decreto Ley 18/2012, mientras que los gastos recurrentes se han reducido un 7,8%, por el proceso de reestructuración del grupo y racionalización de costes, con unas sinergias por las integraciones de Banca Cívica y Banco de Valencia de 152 millones entre enero y marzo.

La tasa de morosidad se ha situado en el 11,36% (vs 11,91% R4e) lo que supone un descenso de30 pbs vs 2013 (11,66%) y una cobertura en niveles del 61% (vs 61% en 4T13). El saldo de dudosos desciende un 5,3%, lo que explica la fuerte corrección vista en la tasa de morosidad que ha más que compensado el efecto del desapalancamiento.

Desde Renta 4, Nuria Álvarez valora que "los resultados se han situado ligeramente por debajo de nuestras estimaciones en margen de intereses y -5% frente a las de consenso. Mientras el beneficio neto tampoco ha superado las previsiones siendo un 36% y 33% inferior a las nuestras y las de consenso respectivamente".