Durante su intervención ante los accionistas, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, insiste en que “CaixaBank no cambiará su compromiso con un modelo de banca socialmente responsable, una fuente sostenible de generación de valor a largo plazo para los inversores”.
Jordi Gual destaca que “la evolución financiera y del negocio se ha traducido en un muy buen comportamiento de la acción, con un retorno del 28%, dividendos incluidos: 17 puntos por encima del Ibex35 y 13 puntos superior al índice principal de la banca europea”.
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, remarca la “calidad y sostenibilidad del resultado obtenido en el ejercicio 2017, el más alto de la historia, gracias a la fortaleza de los ingresos recurrentes del negocio bancario”.
Para Gonzalo Gortázar, las prioridades de 2018 pasan por “seguir reforzando la vinculación con nuestros clientes, continuar liderando la transformación digital e impulsar el crecimiento del negocio en Portugal, además de reducir los activos problemáticos”.
Jordi Gual y Gonzalo Gortázar agradecen a Antonio Massanell, vicepresidente de CaixaBank hasta finales de 2017, “su compromiso y dedicación al proyecto de la entidad desde su incorporación en 1971, así como su imprescindible contribución para convertir a CaixaBank en uno de los bancos más innovadores del mundo”.

La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank ha aprobado hoy la gestión y los resultados del ejercicio 2017. CaixaBank ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han aprobado, entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, la ratificación y nombramiento como miembros del Consejo de Administración de Tomás Muniesa y Eduardo Javier Sanchiz Irazu.

Durante su intervención ante los accionistas, Jordi Gual y Gonzalo Gortázar han defendido “la manera distintiva de hacer banca de CaixaBank”. Para el presidente, Jordi Gual, “somos una entidad de referencia mundial en responsabilidad corporativa y nuestra ambición es serlo todavía más en el futuro”.

En su intervención en la Junta General de Accionistas, Jordi Gual ha destacado que durante el ejercicio 2017, “el Grupo CaixaBank ha vuelto a ampliar su liderazgo en banca minorista, un hito nada fácil teniendo en cuenta que nuestras cuotas de mercado son ya muy elevadas”. Esto ha sido posible, según Jordi Gual, gracias “a las relaciones de confianza que tenemos con nuestros clientes y que son el resultado del trabajo constante de todos nuestros profesionales”.

Un sistema financiero con una mayor capacidad de dar crédito

En la primera parte de su discurso, el presidente de CaixaBank ha repasado el entorno macroeconómico global y las perspectivas para 2018. “La economía mundial creció un 3,7%, y las perspectivas para 2018 también son positivas, con una previsión de crecimiento del PIB mundial cercano al 4%”, ha expuesto Gual.

En este entorno de crecimiento global, “la economía española ha destacado de forma muy positiva”, ha explicado Gual, para quien todavía quedan retos pendientes, como “continuar creando empleo o reducir la deuda pública y exterior; y, además, avanzar en las reformas en ámbitos como la educación, la justicia o las pensiones, tanto para reforzar el potencial de crecimiento como la cohesión social”.

En este contexto, el presidente de CaixaBank ha remarcado que “la recuperación económica se ha beneficiado sin duda de un sistema bancario cada vez más reforzado y con una mayor capacidad de dar crédito”. En cualquier caso, para Jordi Gual “las entidades deben continuar centrándose en la contención de costes y en la reducción de los activos improductivos, todavía en niveles altos a pesar del esfuerzo de los últimos años”.

Plan Estratégico 2019-2021: continuar siendo una referencia 

En el ámbito del negocio de CaixaBank, el presidente de la entidad ha resaltado que “un año más hemos demostrado el éxito de nuestro modelo de banca: somos la entidad de referencia en el conjunto de España y Portugal con 15,7 millones de clientes y 350.000 millones de euros en recursos”.

En relación al Plan Estratégico 2015-2018, el presidente de CaixaBank ha mostrado su satisfacción por los progresos conseguidos en las principales líneas estratégicas y su optimismo para obtener los objetivos marcados en el último año del Plan.

“Estamos haciendo bien nuestro trabajo, pero es preciso seguir esforzándonos para alcanzar tres objetivos clave de 2018: anticiparnos a las nuevas tendencias de digitalización; situar la rentabilidad del banco entre el 9% y el 11% y continuar diversificando el balance hacia los segmentos más rentables”, ha expuesto Jordi Gual.

Además de avanzar en estas prioridades, el presidente y el consejero delegado han explicado que la organización está inmersa en la preparación del nuevo Plan Estratégico, que tendrá un horizonte de tres años –del 2019 al 2021– y que se presentará a finales de noviembre. Jordi Gual ha avanzado que se trata de “un ejercicio de posicionamiento en un entorno competitivo y tecnológico muy cambiante; pero también de un ejercicio de ambición, de voluntad de continuar siendo una referencia de crecimiento rentable y sostenido de la banca europea”.

Compromiso con un modelo de banca socialmente responsable

“Algo que seguro no cambiará con el nuevo Plan Estratégico ni con los que vendrán será nuestro compromiso con un modelo de banca socialmente responsable”, ha remarcado Jordi Gual durante su intervención.

El presidente de CaixaBank ha recordado que “continuamos comprometidos con el bienestar de todas las comunidades en las que estamos, y colaborando con la Obra Social “la Caixa” para que el gran trabajo de la Fundación Bancaria “la Caixa” llegue a las personas que más lo necesitan”.

Para Gual, todas las actuaciones en este ámbito “hacen de CaixaBank un banco diferente y que aporta valor a las sociedades en las que está. Por esta razón, esta manera de hacer también es una fuente sostenible de generación de valor a largo plazo para los inversores”.

La acción de CaixaBank obtiene un retorno del 28% en 2017 

Jordi Gual también ha repasado la evolución de la acción y la política de dividendo. Para el presidente de CaixaBank, “la evolución financiera y del negocio se ha traducido en un muy buen comportamiento de la acción, con un retorno del 28%, dividendos incluidos: 17 puntos por encima del Ibex35 y 13 puntos superior al índice principal de la banca europea”.

“Adicionalmente al buen comportamiento de la cotización, complementamos el retorno total de la acción con una atractiva remuneración. Como saben y siempre hemos demostrado, nuestro compromiso con el dividendo es primordial”, ha recalcado Gual.

Con la distribución del dividendo complementario en efectivo de 0,08 euros brutos por acción, que se abonará el 13 de abril, el importe total de la remuneración al accionista correspondiente a 2017 habrá sido de 0,15 euros brutos por acción, lo que representa un aumento del 15,38% respecto a la remuneración del ejercicio 2016, que fue de 0,13 euros.

De esta manera, CaixaBank habrá abonado a sus accionistas 897 millones de euros en efectivo, cifra equivalente al 53% del beneficio neto consolidado, en línea con el Plan Estratégico 2015-2018 de distribuir, como mínimo, un 50% de los beneficios.

Incremento de cuotas de mercado y mejora de la rentabilidad 

Por su parte, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha iniciado su intervención con un repaso del ejercicio 2017. Para Gortázar, “CaixaBank ha tenido un muy buen año a nivel comercial, siguiendo la tendencia de 2015 y 2016, que finalmente se ha reflejado de manera muy positiva en la cuenta de resultados”.

CaixaBank ha continuado creciendo significativamente en las cuotas de mercado de productos retail, a pesar de contar ya con una posición de liderazgo. “Tenemos una cuota en nóminas del 26,3%, en productos de ahorro y de medio plazo del 20,5%, del 14,9% en crédito a empresas; además, alcanzamos una penetración del 26,7% como entidad principal de clientes particulares en España, lo que nos consolida como el banco de referencia del sistema”, ha destacado el consejero delegado.

Gonzalo Gortázar ha subrayado que “el crecimiento del resultado hasta los 1.684 millones –el más alto de la historia– se apoya en la mejora del negocio de CaixaBank en España y también en la contribución de BPI, que aporta un 10% del resultado”. La mayor intensidad comercial del año ha permitido mejorar la calidad y sostenibilidad de los ingresos (el 96% de los ingresos proceden de la actividad core del negocio bancario) y mantener la excelente posición de liquidez y solvencia.

Finalmente, Gortázar se ha referido también a la “mejora sostenida de la rentabilidad, que ha pasado del 3,4% de 2014 al 8,4% de cierre de 2017, muy cerca del objetivo establecido en el Plan Estratégico 2015-2018 de alcanzar entre el 9% y el 11%”. “Por tanto –ha concluido Gortázar– 2017 ha sido un año excelente, tanto en la perspectiva comercial como en la de resultados, que nos hace estar confiados de cara al futuro”.

El foco en el cliente se mantendrá como la prioridad de CaixaBank en 2018 

A continuación, el consejero delegado ha señalado las prioridades para 2018, que pasan por “seguir reforzando la vinculación con nuestros clientes con una propuesta cercana y de alto valor añadido, continuar liderando la transformación digital e impulsar el crecimiento del negocio en Portugal, además de reducir los activos problemáticos”. 

Para Gortázar, CaixaBank se encuentra en una “excelente posición para aprovechar nuevas oportunidades y generar valor para nuestros accionistas gracias a las fortalezas de la entidad y al entorno más favorable”. 

Gonzalo Gortázar ha destacado también el liderazgo de CaixaBank en la transformación digital que está experimentando el sector. “Tenemos el mayor número de clientes digitales activos en España, 5,7 millones; y un tercio de los usuarios de banca online opera con CaixaBank, lo que representa una penetración superior que con los canales físicos”. En este sentido, Gortázar ha recordado que “tres cuartas partes de los clientes tienen con nosotros una relación multicanal, es decir, también van a la oficina, y estos son nuestros clientes más fieles y más rentables”. 

“Las herramientas digitales nos sirven para ser más eficientes y para dar más servicios al cliente”, ha destacado Gortázar, que se ha referido a alguno de los servicios innovadores con los que cuenta el banco como imaginBank, el servicio de “Mis Finanzas”, que ya cuenta con 3 millones de usuarios, o el asesor digital de inversiones recientemente lanzado, Smart Money. 

Por otro lado, ha continuado Gortázar, “seguimos digitalizando el interior del banco, con un 99% de nuestros procesos digitalizados. Durante el año 2018 hemos realizado 68 millones de firmas digitales”. 

Impulsar el crecimiento del negocio en Portugal 

Entre las prioridades para este año, se encuentra la de impulsar el crecimiento del negocio en Portugal. Gonzalo Gortázar también ha dedicado una parte de su presentación a detallar las principales magnitudes del banco portugués, del que ha valorado “muy positivamente” su evolución en el año después de la toma de control, ya que “ha conseguido mantener su actividad comercial gracias al esfuerzo y trabajo constante, y ha ganado clientes y reforzado su posición en el mercado”.

El consejero delegado ha avanzado que el objetivo en BPI para el año 2020 supone “alcanzar una rentabilidad superior al 10% y una eficiencia alrededor del 50%”.

Y el consejero delegado no ha querido acabar su discurso sin recordar “la manera distintiva de hacer banca” de CaixaBank. Y ha sintetizado el compromiso social de la entidad en cinco dimensiones: “Integridad y transparencia, mantener la acción social y el voluntariado, seguir promoviendo la inclusión financiera, continuar aplicando las mejores prácticas en buen gobierno e impulsar las políticas de defensa del medioambiente”.

Más información, piche aquí