El Presidente de Banco Santander, Emilio Botín, anunció un beneficio atribuido ordinario en 2010 de 8.181 millones de euros. "En un contexto de recuperación económica frágil, inestabilidad financiera y endurecimiento de la regulación financiera, Banco Santander ha logrado completar un año que ha sido excelente. Hemos conseguido unos resultados que nos sitúan por tercer año consecutivo entre los bancos con mayor beneficio del mundo". Botín recordó que en los últimos cuatro años el Banco ha obtenido beneficios de 9.060, 8.876, 8.943 y 8.181 millones de euros, con una retribución a los accionistas que en promedio ha sido superior a los 4.600 millones de euros al año en este período, la más alta de la banca mundial.

"Los resultados del ejercicio 2010 han permitido que el Consejo de Administración haya aprobado un dividendo complementario a pagar a nuestros accionistas el próximo 1 de mayo de 22,9 céntimos de euro por acción. Esto supone que la retribución a nuestros accionistas
con cargo al ejercicio 2010 será de 0,60 euros por acción, la misma que el año pasado", indicó. En este sentido, señaló que el programa de retribución Santander Dividendo Elección "ha resultado muy atractivo para todos. Para nuestros accionistas minoristas y también
institucionales, como prueba que el 86% ha elegido recibir su remuneración en acciones.

Esta respuesta constata la confianza de los accionistas, incluso en momentos tan complicados como estos". Botín señaló que "el comportamiento de la acción no se corresponde en absoluto con la trayectoria que marcan los resultados y la solidez del balance, ni refleja las perspectivas futuras del grupo". En su opinión, tres factores han penalizado la evolución de la acción en 2010: "los problemas de confianza que han pesado sobre la eurozona, y en particular sobre España; la penalización a la que se han visto sometidos los valores financieros; y la incertidumbre asociada al cambio regulatorio". No obstante, se mostró convencido de que "las dificultades y dudas se van a ir superando en 2011" y recordó que durante el mes de enero algunas incertidumbres sobre Europa y España se han solventado, lo que se ha reflejado en una subida de la cotización del 12%.

Estrategia de diversificación

En su intervención durante la presentación de resultados de 2010, el Presidente de Banco Santander destacó la importancia del modelo de negocio de la entidad en los resultados y, en concreto, la estrategia de internacionalización seguida en las últimas décadas. "Banco
Santander es el banco más diversificado del mundo. El único con presencia significativa en tres economías del G10 y con una masa crítica importante en diez mercados, la mitad maduros y la mitad emergentes. Este es, sin duda, uno de sus principales activos, una de las
grandes claves que están detrás de los resultados que hemos logrado en estos tres años tan difíciles", aseguró. Y añadió que la diversificación permite "compensar los ciclos económicos de los países, y sus diferentes condiciones estructurales, mejorando nuestra posición frente a los competidores en cada mercado".

A continuación, repasó la actividad del Banco en España, Brasil y Reino Unido. Respecto a España, señaló que "como consecuencia de las dificultades económicas que ha atravesado, su peso en la cuenta de resultados de Banco Santander se ha ido reduciendo hasta situarse
en 2010 en el 15%". A pesar de ello, se mostró "muy satisfecho por los resultados alcanzados en un contexto de crisis severa" y destacó que el Banco ha mantenido la tasa de mora por debajo de la media del sistema; ha mantenido el ratio de eficiencia en niveles muy competitivos; ha ganado cuota en depósitos (1,6 puntos de cuota, tras captar 32.000 millones
de euros, el 50% del total captado por la banca en España en 2010); ha mantenido una intensa actividad comercial, liderando la canalización de los créditos ICO; y ha aumentado las provisiones en cumplimiento de la normativa, siempre con el criterio más estricto.
Botín explicó la posición del Banco a los riesgos vinculados al sector inmobiliario y de construcción en España. Destacó que se han reducido un 27,5% en los últimos dos años, es decir, en 10.000 millones de euros, hasta la cifra actual de 27.000 millones. "De estos 27.000
millones, hay 18.000 millones que están en buena situación y no preocupan. Para el resto, tenemos unas elevadas provisiones del 28%, asignadas para cubrir los riesgos en mora o subestándar, con garantías adecuadas. Nuestra cuota en este sector es de sólo el 10%
frente al 15% que tiene nuestro grupo en España. El resto de la cartera crediticia en España es de gran calidad, lo que nos permite terminar el año con un ratio de morosidad del 4,2%".

"Estamos afrontando con rigor esta etapa de ajuste que vive la economía española, recogiendo los frutos de una política estricta de riesgos, respondiendo a la demanda de crédito solvente y sentando las bases para aprovechar, en su momento, la recuperación de la
economía española", añadió.

En el caso de Brasil, destacó que es la unidad que más aporta a la cuenta de resultados (2.836 millones de euros, un 31% más que en 2009 y un 25% del total) e indicó tres factores que ayudan a explicar este logro: "la fortaleza económica del país, el proceso sostenido de
bancarización y la adquisición e integración Banco Real". "Brasil ha dado pasos de gigante en los últimos ocho años bajo la presidencia de Lula. Somos el único banco internacional con una presencia relevante en Brasil, y esto, como anticipamos hace unos años, se ha
convertido en una ventaja comparativa crucial. Brasil es ya la octava economía del mundo y no duden de que seguirá ganando posiciones".
Además, reiteró la importancia de la franquicia de Reino Unido, "mucho más fuerte, más sólida, más eficiente y más solvente que la de nuestros competidores. Tenemos el 12% de cuota en el negocio de particulares, el 8% en empresas y comenzamos a tener una presencia
relevante en el negocio de tarjetas y de banca privada. Somos ya el tercer banco británico por depósitos y oficinas. La aportación de Reino Unido a nuestra cuenta de resultados ha crecido de nuevo en 2010 hasta alcanzar 1.701 millones de libras, un 15% más en euros que
en 2009, y representa el 18% del Grupo". "Somos un banco de referencia en plena fase de expansión -añadió- y por eso tenemos previsto, sujeto a las condiciones del mercado, realizar una oferta pública de acciones de Santander UK en el segundo semestre del año".
También se refirió a México, que tras la adquisición del 25% de Santander México en manos de Bank of America aporta ya el 6% a la cuenta; EEUU, que contribuye con el 7%; Alemania, que aporta otro 4% de los beneficios; y Portugal, donde a pesar de las dificultades del
mercado el Banco ha obtenido un resultado de 456 millones de euros. En cuanto a Polonia, señaló que "no dudamos cuando surgió la oportunidad de comprar el Zachodni Bank. Es el país clave de la llamada Nueva Europa, un mercado muy atractivo para
hacer banca comercial. Nos convierte en el tercer banco del país y el primero por rentabilidad".

Fortaleza de balance

Botín destacó la fortaleza de balance de Banco Santander como otra de las claves en la estrategia del Grupo. "El fortalecimiento de balance ha constituido en 2010, y va a seguir siéndolo en 2011, el objetivo prioritario de nuestra gestión". En este sentido, anunció que "el
core capital de Banco Santander se situó a finales del pasado ejercicio en el 8,8%, sensiblemente por encima de lo establecido por la nueva regulación y terminaremos 2011 por encima del 9%. Cumplimos y cumpliremos con holgura los requerimientos regulatorios
presentes y futuros, que no serán de plena aplicación hasta 2019". Además, señaló que el Banco cuenta con "una considerable capacidad orgánica de generar capital en el futuro para afrontar las demandas adicionales que pudieran venir".

Insistió en la importancia de que se imponga el criterio de "a más riesgo más capital" y recordó las implicaciones positivas que tiene la estructura de filiales que caracteriza al Grupo ya que, por un lado, facilita la venta de activos no traumática como respuesta a una situación
crítica y hace más sencilla la labor de supervisión; y por otro, el hecho de que algunas de estas filiales estén cotizadas facilita el acceso al capital vía mercados de forma eficiente y rápida, al tiempo que permite que el Grupo pueda elegir, en función de cada momento,
diferentes fuentes potenciales de capital.

También destacó que la actividad de banca minorista conlleva un menor riesgo de interconexión y efecto sistémico. "A mi juicio el riesgo y por tanto la exigencia de capital no es comparable al de otras actividades". Otro aspecto clave a tener en cuenta, añadió, es una
política de equilibrio entre inversiones y desinversiones. "En los últimos años hemos realizado importantes compras, pero también hemos vendido activos. En los últimos tres años las cifras de compras y ventas son similares en torno a 14.000 millones de euros,
con un efecto prácticamente neutro en el capital".

Respecto a la liquidez, el Presidente de la entidad indicó que "el Grupo ha reforzado notablemente su liquidez durante el año pasado. Hemos realizado emisiones a lo largo del ejercicio en diversos mercados por importe de 38.000 millones de euros, de los que 24.000
millones provienen de la zona euro, y esto a pesar de las dificultades existentes en este mercado. Además, nuestra actividad en banca comercial nos ha permitido aumentar en el año nuestros depósitos de clientes en 109.000 millones de euros y tenemos un ratio muy
confortable de crédito sobre depósitos del 117%, frente al 135% del año anterior".

Perspectivas a medio plazo

Botín mostró su confianza en las perspectivas de la economía a medio plazo y aseguró que "hay bases objetivas para esperar una consolidación de la recuperación a nivel global que hemos empezado a ver en 2010". No obstante, subrayó que "estas expectativas optimistas pasan, sin embargo, por recuperar la confianza, muy especialmente en el proyecto europeo".

"A mi juicio, cuestionar el futuro de la Unión Monetaria no tiene sentido. El establecimiento de la Unión Monetaria ha sido un éxito sin precedentes. Nadie puede plantear seriamente una marcha atrás en la integración europea. Estoy convencido de que la crisis que hemos
atravesado, como ha sucedido en otras ocasiones, se va a resolver con más Europa y no con retrocesos".

También calificó de "absolutamente exageradas" las dudas sobre España. "Se han establecido paralelismos de manera un tanto frívola con otras economías cuyas finanzas públicas y sistemas financieros son mucho más frágiles que los nuestros. El spread de la
deuda pública española que hoy está a 185 puntos tiene que bajar pronto a la mitad. Tenemos que terminar de reestablecer la confianza plena en nuestro país". Señaló que "es un avance muy positivo" el ejercicio de transparencia que se está realizando en el ámbito financiero y de las Comunidades Autónomas. "Las reformas también han llegado: el proyecto de reforma de las pensiones aprobado por el Gobierno el pasado 28 de enero permite garantizar la estabilidad del sistema a medio y largo plazo y contribuye así a
recuperar la confianza de los mercados en la solvencia del Estado y la estabilidad del estado de bienestar español. La reforma laboral y en particular los cambios en la negociación colectiva se encuentra ya muy avanzada y va en la dirección correcta para ayudar a resolver
un problema crónico y diferencial de la economía española, que es el desempleo. La reestructuración del sistema financiero ha avanzado decisivamente y está siendo clave para reestablecer la confianza en nuestra economía".

"El Plan anunciado el pasado 24 de enero sobre cajas de ahorros es un paso muy positivo para la economía española. Es urgente que las cajas se recapitalicen y, a ser posible, con capital privado y ya estamos viendo pasos claros en esta dirección".
Recordó la ventaja que supone para el Grupo contar con dos redes comerciales en España, Santander y Banesto, y anunció que "en 2011 no cerraremos oficinas". Además, recalcó que Banesto "no se vende, no se fusiona, no se achica y seguirá autónomo y dentro del
Grupo". Insistió en que "vamos a seguir muy atentos a la gestión de los riesgos y de la morosidad, redoblando el esfuerzo en las recuperaciones. A nivel de Grupo, nuestro objetivo es reforzar nuestro capital y nuestra liquidez, aspectos a los que daremos la máxima
prioridad y, por supuesto, manteniendo nuestra tradicional política en materia de dividendos, manteniendo en 0,6 euros la retribución por acción".

Por último, Botín finalizó su intervención mostrando su optimismo en el futuro del Banco. "Estoy convencido que el 2011 volveremos a tener un año excelente por 10 razones:

▪ Hemos sido capaces de superar la crisis económica y financiera más intensa y duradera desde los años 30 sin ningún tipo de ayuda pública y combinando una rentabilidad elevada con un reforzamiento de nuestro balance. 2011 y 2012 todavía serán años duros, pero creo que lo peor de la crisis ha quedado atrás.

▪ A diferencia de muchos de nuestros competidores, no tenemos que reinventar nuestro modelo de negocio ni de gestión. Nuestro modelo ha pasado la mayor prueba que podíamos imaginar. Otros bancos suman a la crisis económica la crisis de su propio modelo de negocio.

▪ Hemos creado la base de la cuenta de resultados de los próximos cinco años con enormes provisiones y con el reforzamiento de nuestra posición en mercados muy relevantes, con adquisiciones estratégicas y a precios interesantes.

▪ Hemos sido capaces de generar beneficio y repartir dividendo a nuestros accionistas como ningún otro banco en los peores años de la economía mundial desde la Gran Depresión.

▪ Tenemos una situación muy cómoda de capital y liquidez. No necesitamos realizar emisiones en la matriz para cubrir los vencimientos del año 2011 y 2012.


▪ Tenemos una diversificación que nos hace únicos e irreplicables. Hoy es imposible para cualquier entidad financiera replicar nuestra presencia y cuotas como las que tenemos, en Brasil, Reino Unido, México y Chile, y a otro nivel, Estados Unidos o Alemania.
▪ No necesitamos compras para crecer. Ya hemos culminado nuestro despliegue geográfico y estamos en países cuyas economías van a crecer una media de forma importante.

▪ La imagen y la confianza que despierta Banco Santander entre clientes, accionistas e inversores en el ámbito internacional ha mejorado enormemente durante estos años, algo que constituye un activo de enorme valor.

▪ El valor de la estabilidad de nuestra cuenta de resultados que durante los últimos años ha mantenido unos niveles elevados de manera recurrente. En los últimos cuatro años hemos obtenido un beneficio de 35.000 millones de euros, que nos sitúa en el tercer lugar en el mundo en el ranking por beneficios, sólo por detrás de dos bancos chinos.

▪ Estoy convencido de que vamos a conseguir nuestros objetivos este año porque seguimos contando con el mejor equipo de profesionales dirigido por el mejor Consejero Delegado de la banca".