Dentro de dos años la entidad presidida por Francisco González retomará la fórmula de retribuir a sus acciones totalmente en efectivo. Se realizará de manera 'paulatina' en un proceso que comenzará con el dividendo concedido con cargo a los resultados de este mismo año.
 
BBVA ha cambiado el paso sobre la marcha porque no era algo que estuviera previsto o, al menos, contemplado por los analistas para seguir los pasos iniciados por el Banco Santander. El presidente de la entidad, Francisco González, anunciaba este miércoles durante la presentación de los resultados anuales del 2014 que el grupo volverá a retribuir en efectivo a sus accionistas en su totalidad en el año 2017. 

Será una transición paulatina y prolongada a lo largo de los próximos ejercicios que seguirá el siguiente esquema: 

Dividendo con cargo a los resultados de 2015: 2 pagos en efectivo y 2 en acciones
Dividendo con cargo a los resultados de 2016: 3 pagos en efectivo y uno en acciones
Dividendo con cargo a los resultados de 2017: todo en efectivo

 
El objetivo es mantener, en cualquier caso, un pay out que oscile entre el 35% y el 40%. De cara al dividendo que aún resta por pagar con cargo a los resultados del 2014, BBVA mantiene su política de 2 pagos en efectivo y otros 2 en acciones. 

Acceda a todos los ANÁLISIS de BBVA