La entidad bancaria BBVA ha sido la más perjudicada por la victoria del candidato republicano Donald Trump. México, principal economía a la que está expuesta le entidad, está siendo castigada debido al impacto de las políticas proteccionistas del nuevo presidente republicano.
 
La herida de la entidad ha tenido una gran promotora, las medidas proteccionistas que pretende tomar el nuevo presidente, como la abolición del tratado de libre comercio con México y la derogación de Obamacare, ley repudiada por Trump debido a que “supone demasiados gastos para las empresas e implica una intrusión en los asuntos de las compañías privadas”.
 
No son pocas las razones que están ahuyentando a los inversores del BBVA, el triunfo del republicano ha causado un clímax de rechazo general del mapa geopolítico. Al motivo mexicano se une su exposición a Turquía, país que aporta ya el 13,2% del beneficio del grupo, con 464 millones de euros. El BBVA obtuvo un beneficio neto de 2.797 millones de euros hasta septiembre, un 64,3% más que un año antes y  este incremento fue impulsado, principalmente, por la integración del banco turco Garanti. A pesar del golpe de Estado del verano pasado, Carlos Torres, Consejero Delegado de la entidad española, afirmó que “seguirían comprometidos con el país turco”, aunque se vaticina una ralentización económica. Además, la lira turca ha alcanzado sus mínimos históricos tras la oleada de ventas de divisas emergentes, impulsado por la política proteccionista de Trump.

México, lugar en el que el nuevo presidente está centrando sus ataques, fue el área geográfica de negocio que más beneficios aportó a la entidad hasta septiembre (resultados), 1.441 millones de los 2.797 millones que obtuvo el grupo. La actividad en México aportó un margen bruto de 4.952 millones de euros (27%) hasta septiembre, más incluso que España que obtuvo 4.941 millones de euros (27%), por detrás se encontró Turquía con 3.233 millones (18%), América del Sur con 3.016 millones (16%), Estados Unidos con 2.005 millones (11%) y el resto de Eurasia, que aportó tan solo  369 millones (2%).


Las acciones del BBVA han sido las más castigadas del IBEX desde que el republicano Donald Trump ganara las elecciones el pasado nueve de noviembre, debido a que sus planes y políticas proteccionistas han desatado el desplome de las principales divisas inversoras en la entidad. El valor de la acción de la compañía ha bajado de 6,4 euros a 6 desde la victoria del republicano, un 6,25%. Según los indicadores técnicos, la tendencia de la acción es alcista, tanto a largo como a medio plazo con una puntuación total de 8,0 puntos y momento positivo. En cambio, el volumen y la volatilidad de acciones ,ambos a largo plazo, es decreciente.



Según el departamento de análisis de Estrategias de inversión “mirando ROE, precio/valor en libros, rentabilidad por dividendo y PER, la entidad es una de las más interesantes por fundamentales junto a Banco Sabadell”. (Ver: BBVA y Bankinter, los mejores por fundamentales

El BBVA está sufriendo su viacrucis,  tan solo tres días le hicieron falta a Trump para que la moneda mexicana se devaluase en más del 16%, pasando de 18,16 a 21,45 dólares, lo que disminuirá el beneficio del país. Esto ha tenido efectos potencialmente negativos en el resto de las economías, en concreto, su incidencia en el BBVA ha sido desastroso. La casa de análisis Jefferies advierte que el beneficio de la entidad española se reducirá en un 5% por cada 10% de depreciación del peso mexicano.
 
El beneficio neto del banco se concentra principalmente en México, contando con el 46,1% y en Estados Unidos con el 11,8%, es decir, son potentes inversores y la posibilidad de establecer una relación potente económica entre los dos países, tras la victoria del magnate republicano, es básicamente una utopía. Las alarmas han saltado y algunos analistas prevén que lo peor todavía no ha llegado. La casa de análisis más desesperanzada es Berenberg, que fija el precio objetivo del banco en los 3,8 euros por acción, lo que supondría una caída del 30%. Según la firma germana, en caso de que el peso caiga un 8% frente al euro, el beneficio neto de la empresa caerá entre el 4 y el 5%.

“El alcance y la duración de las reacciones de los mercados dependerán de la actitud de Trump cuando éste tenga el poder en sus manos. Si arranca sus primeros 100 días con las construcción de un muro y la expulsión masiva de inmigrantes, el país entrará en el caos”, afirma Harma Bandholz, economista jefe de Unicredit en EEUU.

Te interesa leer: ¿Es momento de apostar por bancos? Los insiders lo están haciendo  http://www.estrategiasdeinversion.com/top-10-ei/momento-apostar-bancos-insiders-estan-haciendo-338975