El BBVA obtuvo un beneficio neto  de 2.797  millones de euros, lo que supone un 64,3% más que en el mismo período de 2015 y un EBITDA de 1.716 millones de euros, un 24,88% más en este mismo periodo. Este crecimiento ha sido impulsado, principalmente, por el impacto de varias operaciones de la corporación y por el efecto de la fluctuación de las divisas.
 
Si estos factores no hubiesen actuado el crecimiento del beneficio hubiera sido del 15%. Según ha informado la entidad bancaria, las operaciones de la corporación que han contribuido a este crecimiento de beneficio incluyen el cambio de perímetro tras la incorporación de Catalunya Banc y la compra del 14,9% del banco turco Garanti, aunque ya contaba con acciones de este último. Cabe destacar que, además, el impacto de la depreciación de los tipos de cambio se ha relajado en este tercer trimestre y su beneficio neto de este trimestre-965 millones de euros- se ha incrementado en un 23% desde el último trimestre.

Entre enero y septiembre, el margen de interés alcanza los  12.674 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 5,5%. Por otro lado, los ingresos por comisiones crecieron un 3%, el margen bruto un 5,1% y el margen neto un 4,4%.

La tasa de mora de la entidad permanece por el momento estable y cerró en septiembre en el 5,1% y la cobertura ha finalizado el trimestre en el 72%. La entidad afirma que está  por encima de los requisitos regulatorios, el ratio CET1 fully-loaded se ha situado en el  11%, gracias a la elevada generación de capital.