Banco Santander amplía su apuesta por la financiación alternativa para pymes con el compromiso de aportar hasta €300 millones de su propio balance en el lanzamiento de Alternative Leasing, el nuevo fondo de inversión libre gestionado por Santander Asset Management. El fondo, que ya ha sido inscrito en el registro de la CNMV, pretende alcanzar un volumen máximo de 750 millones de euros y está dirigido a inversores institucionales que buscan diversificar su inversión hacia las pymes mayoritariamente españolas y, en menor medida, de Portugal, Francia y Benelux. La financiación se estructurará, en la mayor parte de los casos, a través de contratos de compra y posterior arrendamiento de maquinaria y/o equipamiento industrial, normalmente en uso, existente en el balance de las empresas y que se considere crítico para el desarrollo de su negocio. 

Banco Santander complementa con esta apuesta el negocio tradicional de leasing de maquinaria nueva y amplía la lista de iniciativas impulsadas por el banco para ofrecer a las empresas vías de financiación alternativas al crédito. Dentro de estas iniciativas se encuentra la plataforma Tresmares, que funciona de forma independiente con un equipo gestor especializado en financiación directa, deuda privada y capital riesgo y pone el foco en empresas con alto potencial de crecimiento o el Fondo Smart, un fondo de deuda privada gestionado por los equipos del banco y que ofrece a las empresas financiación para proyectos con criterios de crecimiento del empleo, sostenibilidad, innovación, digitalización y generación de empleo. 

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.

Alternative Leasing será gestionado por el equipo de activos alternativos ilíquidos de Santander Asset Management, liderado por Borja Díaz-Llanos. Con este primer fondo de alternativos en Europa la gestora da un paso firme en su apuesta por este segmento, como fuente de diversificación para inversores institucionales frente a los activos tradicionales. 

El fondo, del que Banco Santander se convierte en primer partícipe, contará con alrededor de 50 inversiones, con un vencimiento máximo de ocho años y un tamaño medio por transacción de entre 10 y 15 millones. El objetivo es alcanzar una rentabilidad neta, no garantizada, superior al 5%. El fondo podrá invertir en cualquier sector, salvo aquellos considerados restringidos (compañías que operen en ámbitos con riesgo reputacional, medioambiental, etc). 

Las inversiones se realizarán bajo un marco de riesgos predefinido conjuntamente por los equipos de Santander Asset Management, Santander y los clientes institucionales inversores del fondo. En la labor de originación de las oportunidades de inversión y servicing de la cartera, el fondo contará con el servicio de LB Oprent, plataforma española no bancaria líder en la originación y gestión de este tipo de operaciones de financiación, que fue fundada en 2013 por exdirectivos de ING Lease con amplia trayectoria en el sector y en la que Santander tomará una participación minoritaria. La propia red comercial del banco servirá también para potenciar la capacidad de originación del fondo.

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí