Las tres entidades españolas estarían interesadas en Novo Banco, una de las dos partes en las que está dividido Espírito Santo.


Novo Banco contaría con los activos sanos y con los empleados, mientras que BES aglutinaría préstamos fallidos y activos tóxicos.

Portugal es un mercado estratégico en el que ya están presentes los tres bancos españoles interesados en Novo Banco: Banco Sabadell, Banco Popular y CaixaBank, En concreto, Caixabank es el máximo accionista (25%) del Banco Portugues do Investimento (BPI); Banco Sabadell posee el 5,5% del Banco Comercial Portugues; y Banco Popular posee su propia red de sucursales.

Parece que BBVA y Santander, de momento, se mantienen al margen de esta puja. Santander posee en Portugal, desde finales de los años 90, Santander Totta, el tercer banco del país por beneficios. BBVA, en cambio, puso a la venta su filial lusa, después de tres años cosechando pérdidas. Sin embargo, la venta se paralizó, precisamente, por la caída del BES, que arrastró a todo el sector financiero portugués.