Si el inicio del ejercicio no ha sido complicado para los mercados, prepárense, porque los retos que marca la política europea en los próximos meses podrían elevar la volatilidad de las bolsas en los próximos meses. Eso, al menos es lo que aseguran en AXA IM.
 
Como no podía ser de otra manera, la posibilidad del Brexit, o la salida del Reino Unido de la Unión Europea, es el tema que concentra ahora toda la atención en el riesgo político que se genera en nuestras fronteras, pero no es el único.
 
El primero sería España. En opinión de  Maxime Alimi, estratega del equipo de Research de AXA IM, explica que la situación actual política en España llevará al país a nuevas elecciones. “La ausencia de gobierno no implica malas noticias, y de hecho los mercados están planos desde febrero. De hecho,  después de fallar en el compromiso del déficit del año pasado el presidente de gobierno en funciones, Mariano Rajoy, podría implementar nuevas medidas fiscales este año, aunque bajo el escrutinio del parlamento. Los temores es que unas nuevas elecciones vayan a  acabar con unos resultados parecidos a los anteriores, lo que prolongaría aun más la parálisis del país y eso se convierta en un riesgo”.

calendario de eventos

 
El segundo riesgo es Grecia, que sigue sin haber llegado a un acuerdo con el FMI. Explica el experto que el presidente Tsipras está jugando a dos niveles, por un lado con los mercados a nivel internacional y con su coalición. Por otro, tanto Europa como el FMI siguen exigiendo una mayor sostenibilidad fiscal aunque el organismo internacional pide una reestructuración a la que se oponen desde Alemania. Por el momento, el gobierno griego tendrá que pagar 2.300 millones de euros en julio. No es descartable que en los próximos meses volvamos a vivir situaciones que nos recuerden mucho al pasado.  No hay que descartar, tampoco, que los socios de gobierno del presidente retiren su apoyo y el país se vea empujado a unas nuevas elecciones.

Portugal: Los europeos seguirán pidiendo una mayor reducción del déficit al nuevo gobierno de coalición de izquierdas de Portugal que podría resultar en un nuevo episodio de inestabilidad. En AXA IM apuntan que estos son los riesgos de Europa en el corto plazo, pero que existen también para el largo, sobre todo lo que tiene que ver con el aumento del euroescepticismo.
  
Explica Alimi que hay tener en cuenta que a Europa se le está exigiendo un mayor nivel  de capacidad de ejecución política ante los retos que tiene por delante.  “Europa ha sido incapaz de proteger a la población contra los retos de una doble crisis y de desplegar una política que responda a las actuales amenazas internacionales”.

euroescepticismo

 
En su opinión, esto ha llevado a la respuesta de muchos países en los que crece la creencia de que es mejor estar solos, como en el Reino Unido o los países nórdicos, entre otros. Con lo que no es descartable que si se produce el Brexit nos encontremos con un efecto dominó.
 
Las soluciones para resolver la crisis han sido vistas de muy diferente forma por los ciudadanos de los distintos países. Explican estos expertos que el QE, por ejemplo, “se ven como un robo fiscal desde Alemania  mientras que desde otros países las visiones alemanas se ven como ultraliberales”.
 
Por si fuera poco, desde la firma creen que los ataques terroristas y la crisis de los refugiados ha dado más armas a los euroescépticos.

rating de los soberanos

 
 QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Las compañías españolas se preparan para el Brexit y su cotización también”
“Gran Bretaña sufrirá un shock económico con el Brexit”