Airbus  ha afirmado que no garantizará que no habrá despidos y no descarta recurrir a esto dentro del paquete de 1.164 empleos que va a suprimir dentro de la fusión de sus estructuras centrales con las de la principal división, la de aviación comercial, según el diario Expansión.
 
El presidente del grupo Airbus, TomEnders, ha declarado en una entrevista en “Le Figaro” que se están esforzando en recordar el pasado de otras reestructuraciones internas para que los trabajadores se den cuenta de que él se está preocupando por ellos. El presidente ha afirmado que “si se miran los profundos y difíciles cambios que la empresa ha efectuado en sus divisiones en los pasados años, creo que tenemos un histórico social que habla por nosotros. Nos preocupamos de nuestros empleados”.

Enders se ha negado a confirmar la cantidad que pretende ahorrar la compañía con esta unión de sus estructuras, dando como razón que “no obedece a una lógica financiera”. Ha seguido añadiendo que el grupo no solo se concentra en ahorrar, “no es el objetivo primero de la compañía hora mismo”, sino que su principal misión es “que la compañía no puede quedarse inmóvil y limitarse a felicitarse por su posición, sino que tiene que acelerar”.

Muchos reprochan este recorte de plantilla debido a que argumentan que la empresa cuenta con pedidos valorados en billones de euros y dispone de una tesorería de 5.000 millones de euros, entre otras razones. A esto Enders ha respondido que “existen desafíos operativos, que la empresa debe afrontar”. Además ha añadido que “contar con 5.000 millones de euros de efectivo no es suficiente para un grupo que factura 65.000 millones y que depende tanto de la aviación comercial.

A pesar de este recorte, Airbus garantizará 230 puestos nuevos de trabajo en investigación y tecnología.