Aena obtuvo un beneficio neto de 492,3 millones de euros en el primer semestre, un 78,7% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando ganó 275,5 millones de euros.

La gestora aeroportuaria ha justificado esta mejora del resultado refleja la "evolución positiva" del negocio y la "reversión extraordinaria" de provisiones por procedimientos judiciales relacionados con las expropiaciones de terrenos del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, cuyo impacto neto de impuestos ha sido de 153,7 millones de euros. Esta reversión de provisiones llega después de que el Tribunal Supremo haya dado la razón al gestor de infraestructuras aéreas.

Excluido el efecto de la "reversión extraordinaria" de provisiones de intereses por expropiaciones, el crecimiento del beneficio neto sería de 22,9%, hasta 63 millones de euros.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 931,7 millones de euros entre enero y junio de este año, un 12,7% más que en el mismo periodo de 2015.

Los ingresos aumentaron un 8,4%, hasta los 1.732,5 millones de euros como resultado de la positiva evolución del negocio mostrada en prácticamente todas sus líneas, mientras que el beneficio bruto de explotación, ebitda, fue de 931,7 millones de euros, un 12,7% más.
 

La generación de caja operativa ha experimentado un "significativo" incremento del 27,2%, hasta los 1.000 millones de euros, lo que ha conducido a una importante reducción del endeudamiento neto.
 

Como consecuencia de la mejora de resultados de Aena y su reflejo en la generación de caja se ha producido una reducción de la deuda financiera neta hasta 8.486,3 millones de euros frente a los 9.401,7 millones al cierre de 2015. De esta forma, el ratio de endeudamiento se reduce hasta 3,9 veces, frente a las 4,5 veces registrado en 2015.