El WTI ha estado esperando y esperando y al final parece que los astros se alinean para darle un suspiro que puede ser muy importante.

Hace demasiados meses que tenía absolutamente todo en contra con un Fracking como vector principal bajista que se potenció con una Arabia Saudita que entró al trapo de “y yo más”, aumentando la producción y haciendo que el precio cayera a niveles no rentables de la nueva industria y así ahogarla, como así muestra el recuento de instalaciones de crudo en EEUU pues hay más de 1.100 menos que el año pasado por estas fechas.

La producción por fuerza baja poquito a poco y el precio es tan bajo que países de la OPEP están al borde del colapso como Venezuela que ya ha pedido reuniones extraordinarias para tratar el tema pero Arabia manda con mano de hierro sobre todos.

La fortaleza del dólar no ayuda con los constantes comentarios de la FED de subir tipos sí o sí aunque FOMC tras FOMC se ejecute lo contrario.

Ahora la situación de Rusia y su implicación en la guerra de Siria se pone a favor de la producción de crudo y en cierta medida puede compensar algo el que el crudo de Irán vuelva al mercado tras el acuerdo con Occidente.

Rusia sigue jugando geopolíticamente y está sobre el filo de la navaja al decir que está atacando posiciones del EI en Siria pero parece que EEUU piensa que muy pocas misiones son sobre el EI y el resto son sobre los rebeldes que están en contra del actual régimen, por lo que el enfado es monumental y puede que haya más acciones contra Rusia similares a las de hubo con la invasión del Este de Ucrania. Sira no está produciendo nada de crudo, así que el factor es positivo para subir el crudo (si es que en esta situación se puede utilizar el término “positivo” para algo, claro).

La cuestión es que la región, que es rica en producción por todas partes, se está calentando y el miedo a salpicaduras que pongan en riesgo producción es alto.

Por otro lado está la OPEP, que está trabajando para que haya un acuerdo entre los de la organización y los de fuera para poder tomar una posición común y todos los ojos están en Rusia para ver si acepta bajar la producción, algo que podría animar al resto, pero como decimos, Rusia ahora está en otro juego y está llevando un equilibrio muy delicado entre el resultado de su implicación activa en Siria y lo que pueda acordar la OPEP, pues si le caen sanciones en este frente, lo de la OPEP ya no es tan necesario o por lo menos no en las mismas cifras. Punto importante en este sentido es a finales de mes y veremos si Rusia y Arabia se entienden para bajar la producción.

En lo que respecta al mercado, el WTI rompió al alza hace tres sesiones y ayer se tomó un respiro con muestra de interés vendedor a la espera de la lectura de las actas del último FOMC y como han tenido miedo a las perspectivas de la economía mundial, sumado a las malas cifras de creación de empleo, el mercado cada vez se cree menos la subida tipos y eso quizá perspectivas de fuerza al USD en el corto plazo, así que las materias primas han ganado apoyo, lo que hace que el WTI ahora mismo esté ya por encima de los 50$. El efecto secundario es que el sector en la bolsa gana apoyo es la base del rebote que estamos viviendo.
 

wti