El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó que "el  paro es la primera preocupación y angustia, si quiere decirse así, tanto para el presidente del Gobierno como de toda la sociedad", señaló el jefe del Ejecutivo, quien abogó por apoyar a los que más lo necesitan, centrarse en impulsar todo lo que pueda paliar la situación de este año y "hacer más cosas" para que cuando la crisis "toque a su fin" se pueda recuperar la senda de creación de empleo del pasado.

En cuanto a los más desfavorecidos, Zapatero recordó que la cobertura que ofrece el Ejecutivo es "muy importante", aunque aseguró que estará "siempre atento" por si es necesario hacer más esfuerzos para las familias con más dificultades. "No les podemos pedir más, yo sólo me atrevo a decirles que no pierdan la esperanza", indicó.

Sobre el impulso que necesita la actividad este ejercicio, recordó que el Gobierno ha desarrollado planes e iniciativas, como la puesta en marcha de 31.000 obras publicas en todos los ayuntamientos, que permitirán crear cerca de 400.000 empleos, mientras que, de cara al futuro, consideró que "lo más importante" es mantener un mayor esfuerzo en educación, formación profesional e innovación, con el objetivo de garantizar empleos de más calidad en el futuro.

En esta misma línea pero contestando a un administrativo de Mijas (Málaga), que le preguntó por el objetivo de pleno empleo que planteó el presidente durante el periodo electoral, Zapatero subrayó que crear empleo no es un compromiso como tal, sino un objetivo que hace un tiempo era "posible" gracias a la etapa de gran crecimiento de años anteriores.

En este sentido, recordó que en la pasada legislatura el Gobierno alcanzó la tasa de paro más baja de la historia, cercana al 8%, y muy próxima a la media europea, algo que nunca se había dado a lo largo del periodo democrático, al tiempo que recordó que, en cuatro años, se crearon 2,7 millones empleos.

"Teníamos la posibilidad de trabajar en favor del pleno empleo", indicó Zapatero, tras recordar que "sin la crisis mundial, que se ha regido por una parte de los que mueven los hilos con avaricia y para tener un beneficio rápidamente, estaríamos en una circunstancia muy distinta". "Podemos como sociedad luchar y trabajar por el pleno empleo", reiteró.

Sobre este mismo tema, un inspector de sanidad de Málaga recordó a Zapatero que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el año 2004 y tras el 11-M dijo a los españoles que este país no merecía un presidente que les mintiera y que cuatro años después Zapatero prometió el pleno empleo mientras se han alcanzado los cuatro millones de parados.
Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"NO PROMETIMOS EL PLENO EMPLEO".

Zapatero insistió en que su partido no prometió el pleno empleo, sino que dijo que el objetivo era alcanzarlo en algún momento, un objetivo que partía de ciertas razones antes del estallido de la crisis financiera internacional. "Es evidente que nadie podía anticipar y prever que entrábamos en una crisis tan grave", argumentó Zapatero, mientras el inspector de sanidad le reprochó que hace tiempo que escucha hablar de crisis en los medios de comunicación a otras personas a las que Zapatero llama "antipatriotas".

A pesar de todo, el presidente insistió de nuevo en que el problema más importante en estos momentos es la pérdida de puestos de trabajo y aseguró que, cuando la crisis finalice, España volverá a crear empleo. "Será un paréntesis duro y difícil, pero un paréntesis, la crisis tienen un principio y un final", añadió.

"Para mí todos lo días es la gran preocupación, lo siento todos días muy cerca de mí, cada pérdida de un puesto de trabajo la siento como mía", señaló Zapatero, quien recordó a un empresario de la construcción el fondo de inversión local dotado con 8.000 millones de euros que ha puesto en marcha el Ejecutivo para crear puestos de trabajo en este sector.

El empresario reprochó a Zapatero que este dinero seguramente acabará llegando a los empresarios que llevan más tiempo en el sector, mientras el presidente le pidió que mantenga la confianza y el espíritu que le llevaron a crear una empresa y que no desista ante la posibilidad que se abre ante el sector con este fondo. "Estoy convencido de que puede intentarlo, le animo a hacerlo", indicó.

Zapatero aseguró que España ha vivido unos niveles elevadísimos de construcción de viviendas en lo últimos años, niveles que se han reducido en los últimos meses y que seguirán reduciéndose a lo largo de 2009 para poder normalizarse en 2010 ó 2011 y alcanzar una velocidad de crucero de 400.000 viviendas al año, la cantidad que necesita el país.

RECONOCE QUE EN ESPAÑA LA PÉRDIDA DE EMPLEOS ES MAYOR.

A una trabajadora de una empresa de electrónica en Teruel preocupada por la tramitación de los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) que se han puesto en marcha en su empresa, le repitió una vez más que el paro es la principal preocupación del Gobierno por ser el efecto "más grave" de la crisis y reconoció que, en España la pérdida de empleos está siendo mayor que en otras economías. "Soy el primero que lo quiero decir", subrayó.

En respuesta a la pregunta de un delegado comercial de Portugalete sobre el futuro del Pacto de Toledo y de las pensiones de los españoles, Zapatero recordó que habrá modificaciones en este sentido, y recordó a Juan Antonio que para esta cuestión afortunadamente existe un acuerdo por parte de todos los partidos y agentes sociales. "Pensamos preservar y fortalecer el sistema de pensiones", indicó Zapatero, quien aseguró que seguro que todos estos temas se pondrán encima mesa en la renovación del Pacto de Toledo.